Persona sosteniendo un rollo de papel
Vía Freepik.

Tanto el tomar una ducha como el usar papel higiénico son elementos infaltables de nuestra rutina cotidiana. Sin embargo, ambos son eventos separados que no tendemos a relacionar. Pero, ¿podemos?

Esto podríamos habérnoslo preguntado la última vez que pensamos en ir directamente por una ducha luego de ir al baño –ya fuera para ahorrar tiempo… o papel higiénico–. Ahora, gracias al testimonio que el Dr. Anish Sheth dio a The Dollar Shave Club, nos es posible ver con claridad la respuesta a esta duda.

Ir a la ducha es mucho más higiénico que usar papel

Efectivamente, podemos usar la ducha como una alternativa de limpieza al típico papel higiénico. Una opción que, además, según el Dr. Sheth, es incluso mejor en términos de higiene.

El Dr. Sheth, quien es miembro de Asociación Estadounidense de Gastroenterología, comentó que la limpieza con agua siempre es más beneficiosa que la realizada con un papel. De hecho, incluso comparó la opción de la ducha como el uso del bidé o de baños húmedos especialmente designados para la actividad.

Rollo de papel higiénico sobre fondo amarillo mostaza.
Crédito: Marco Verch/Flickr.

La idea podría ser igual de funcional que un bidé

Como se mencionó, el usar la ducha para asearnos en lugar de solo papel higiénico puede ser una opción mucho más limpia. Todo esto debido a que el agua jabonosa nos permite hacer un lavado más profundo y eficiente del área anal.

Es justo este detalle el que hace al bidé una opción tan llamativa. A pesar de que nunca se popularizaron en el continente americano, gran parte de Europa y algunos países asiáticos, como Japón, sí adoptaron este método.

Todo debido a que el uso de sprays de agua jabonosa dejaba la piel mucho más limpia y sin necesidad de usar tanto las manos. Aunque, a pesar de esto, usar papel higiénico sigue siendo el método más popular, exista o no la opción de una ducha.

Por su parte, en el caso de los bidés y las duchas, podría decirse que nos encontramos ante casi equivalentes. Ambos pueden proveer un nivel de limpieza mucho más profundo que el papel higiénico, y aún así suelen ser contendientes ignorados. No obstante, no son exactamente iguales, ya que el bidé ofrece resultados con el nivel más mínimo de contacto, mientras que durante la ducha, necesariamente habrá un poco más.

Además… es más ecológico

Ahora, aunque usar o la ducha o el bidé para sustituir al papel higiénico tienen sus diferencias, también existe una característica que las une: su lado ecológico. Según lo recalcado por Scientific American, el uso de alternativas como el bidé podría salvar más de 15 millones de árboles al año. Asimismo, las duchas podrían traer un beneficio similar.

Sin embargo, tomando en cuenta que las duchas implicarán un nivel de contacto un poco mayor que el bidé, es importante que tomemos ciertas precauciones. Por ejemplo, si sospechamos que el nivel de suciedad está por encima del promedio, valdría la pena utilizar primero un poco de papel higiénico para remover el exceso antes de ducharnos.

Lea también:

“The Vanishing Poop”: ¿qué pasa con las heces si las aguantamos demasiado?