Nuestro universo está lleno de secretos y descubrimientos por hacer. Aún es mucho lo que nos falta explorar de él. Por lo que, es natural que nuestra curiosidad se despierte cada vez que desenterramos otro pedacito de información. En esta vez, dicho pedacito ha llegado en la forma de un exoplaneta que ha mostrado evidencias de tener actividad tectónica.

Si esto se comprueba, se convertiría en el primer planeta rocoso externo a nuestro sistema solar con este tipo de actividad bajo su superficie. Detrás del descubrimiento que ha llevado a esta suposición estuvieron los investigadores Tobias G. Meier, Dan J. Bower, Tim Lichtenberg, Paul J. Tackley y Brice-Olivier Demory.

La investigación, a cargo de The American Astronomical Society, se publicó en The Astrophysical Journal Letters. Dentro de ella, los reflectores se enfocaron el exoplaneta LHS 3844b, un cuerpo celeste poco más grande que la Tierra y que podría tener más en común con ella de lo que creemos.

Las evidencias señalan a este exoplaneta como el primero fuera del sistema solar con actividad tectónica

La investigación que se enfocó en el LHS 3844b, lo estudió a través de una serie de simulaciones basadas en los datos conocidos sobre el cuerpo rocoso. Pero, específicamente su falta de una atmósfera protectora fue lo que hizo que este planeta se destacara.

Ya que el cuerpo celeste no cuenta con esta protección, uno de sus hemisferios de encuentra permanentemente expuesto al calor de la estrella a la que orbita. Debido a esto, los estudios señalan que esta sección del planeta podría estar sujeta a temperaturas superiores a los 800 °C. Por su parte, la otra mitad podría tener temperaturas heladas de hasta -250 °C.

Debido a este juego de temperaturas extremas, los investigadores consideran que podría haber interesantes movimientos bajo la superficie del planeta. De hecho, debido a esto encontraron las primeras evidencias que indican que este exoplaneta realmente tiene actividad tectónica.

En su mitad caliente, la simulación mostró modelos ascendentes de roca –que coinciden con el comportamiento que esta tendría cuando se calienta y se funde–. Por otra parte, en la otra mitad del planeta el movimiento de las rocas es descendente y se ralentiza poco a poco –lo que también va de la mano con una tendencia al enfriamiento y endurecimiento debido al choque con las bajas temperaturas–.

La actividad tectónica del exoplaneta no es exactamente como la de la Tierra

Volcanes en la superficie de un exoplaneta
Crédito: NASA Goddard/Conceptual Image Lab. Michael Lentz y Genna Duberstein.

A pesar de que se encontraron algunas similitudes entre los movimientos tectónicos de la Tierra y los del exoplaneta, no todo es igual. El mayor detalle que los diferencia sería la forma en la que se comportan las rocas fundidas bajo su superficie.

En la Tierra, áreas muy específicas como Hawai o Islandia muestran actividades particularmente altas en cuanto a movimientos tectónicos por altas temperaturas, lo que, por ende, se traduce en una gran cantidad de volcanes.

Ahora, por su la disposición sin atmósfera del exoplaneta, es posible que toda una mitad de este se encuentre constantemente cubierta de volcanes activos. Claramente, esta suposición viene de la mano con las evidencias encontradas en el modelo de simulación.

De ser ciertas, convertirían al exoplaneta no solo en el primero fuera de nuestro sistema solar en tener actividad tectónica, sino también en toda una nueva representación de cómo esta se puede manifestar.

Aún se necesitan más pruebas para poder confirmar la actividad en el exoplaneta

Por los momentos, a pesar de que las evidencias encontradas apuntan al exoplaneta LHS 3844b como el primero en tener actividad tectónica, aún es necesario que se realicen más investigaciones. En primer lugar, sería necesario recopilar más datos sobre el cuerpo celeste y lo que hay en su superficie.

Después de todo, si se confirma la presencia de los volcanes activos, sería sin duda una confirmación de los procesos que ocurren bajo su superficie. Hasta entonces, se pueden hacer suposiciones sobre las características y cualidades del exoplaneta, pero aún no es posible hablar con total certeza sobre ellas.

Referencia:

Hemispheric Tectonics on LHS 3844b: https://iopscience.iop.org/article/10.3847/2041-8213/abe400

Lea también:

Este exoplaneta de lava podría tener una atmósfera de roca vaporizada

Escribir un comentario