Acercamiento a varias aspirinas saliendo de un envase, sobre fondo gris.

Es de común conocimiento que tomar aspirinas no se recomienda inicialmente durante el embarazo. Sin embargo, investigaciones posteriores han demostrado que estas –al menos en algunos casos– no son tan peligrosas como se las pinta.

De allí que podamos preguntarnos si es entonces posible o no tomar estos medicamentos durante el embarazo sin correr riesgos graves. Para poder responder a esto, las perspectivas recogidas por el portal Medicalxpress, además de los anuncios realizados por la Food and Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos, nos serán de ayuda.

¿Tomar aspirinas durante el embarazado es peligroso en todos los casos?

No. Aunque sigue siendo desaconsejado si se lo puede evitar, no está prohibido tomar aspirinas durante el embarazo. De hecho, dosis bajas de entre 60 a 100 miligramos han demostrado ser inofensivas. O, por lo menos, no se ha podido comprobar hasta ahora que tengan ningún efecto negativo sobre el feto o el proceso de gestación.

Aun así, sigue siendo preferible que se evite su uso. Por esto, solo se recomienda en casos muy particulares, como los de mujeres que tienen tendencia a una pérdida recurrente del embarazo, a la preeclampsia o a diversos trastornos de coagulación de su sangre.

¿A qué debemos estar atentos?

A pesar de que existen excepciones, sí debemos tener claro que hay contraindicaciones específicas sobre tomar aspirinas en altas dosis durante el embarazo. De hecho, dependiendo del tiempo de desarrollo que tenga el feto, los compuestos de la aspirina podrían afectarlo de forma distinta.

Por ejemplo, en los primeros tres meses las altas dosis pueden ocasionar desde defectos congénitos hasta la pérdida del embarazo. Además, como lo resalta la FDA, luego de la semana 19 su uso también puede disminuir la cantidad de líquido amniótico y ocasionar problemas en los riñones del feto.

Sumado a esto, en el tercer trimestre otra consecuencia puede ser la hemorragia en el cerebro del bebé. Finalmente, y como si fuera poco, tomar sostenidamente altas dosis de aspirinas durante el embarazo puede aumentar el riesgo de tener un parto prematuro.

¿Se puede o no tomar aspirinas durante el embarazo?

Fondo azul con variadas aspirinas blancas colocadas sobre él.
Crédito: Charles Gatewood. Vía Getty Images.

Tomar altas dosis de aspirinas, como vimos más arriba, no se recomienda en absoluto para durante el embarazo. En cada periodo de gestación el exceso de este compuesto en el organismo puede poner en peligro la vida del feto.

Ahora, cuando mencionamos las aspirinas de dosis baja, también conocidas como aspirinas para bebés, la situación cambia un poco. En estos casos, respuesta a esto dependerá de la situación de cada mujer.

En general, su uso no se recomienda a menos que la madre tenga afecciones extras que requieran su consumo. Pero al menos en dosis bajas no se desaconseja tampoco.

En cualquier caso, antes de tomar una decisión, es esencial que las futuras madres consulten la situación con sus médicos de confianza. Solo así se podrá determinar si el seguro o no el consumo de aspirinas o si es preferible optar por otras alternativas menos riesgosas como el acetaminofén.

Referencia:

FDA recommends avoiding use of NSAIDs in pregnancy at 20 weeks or later because they can result in low amniotic fluid: https://www.fda.gov/drugs/drug-safety-and-availability/fda-recommends-avoiding-use-nsaids-pregnancy-20-weeks-or-later-because-they-can-result-low-amniotic

Lea también:

Causas y formas de prevenir un aborto espontáneo