Bebé dormido
Vía: Pixabay

Generalmente los bebés recién nacidos duermen muchas horas al día. Sin embargo, a medida que van creciendo, sus horarios de sueño cambian y terminan por afectarnos. Esto porque se despiertan llorando en las noches o simplemente no logran conciliar el sueño. Ante esta situación, han surgido sistemas de entrenamiento del sueño que tienen como objetivo que nuestros hijos duerman mejor.

Cuando hablamos de entrenamiento del sueño, nos referimos a sistemas que tienen como propósito lograr que nuestros hijos se duerman por sí solos. “Eso significa no mecer, abrazar, caminar, columpiarse, amamantar o alimentar”. Inclusive, que se duerman solos en caso de despertarse en medio de la noche. Aparentemente, se ve como un programa que crea independencia en los niños desde que son bebés. ¿Estás de acuerdo?

Entonces, ¿cómo funciona el sistema de entrenamiento de sueño?

Si bien existen muchos programas, tomaremos como referencia el ofrecido por Dream Lab. Este sistema involucra una serie de “evaluaciones y cuestionarios” que permiten determinar las dificultades de los niños mientras duermen. Aunado a ello, incluye “videos instructivos,  y tres opciones de capacitación” a implementar en los hijos.

Cabe destacar que el programa de sueño de Dream Lab aplica en condiciones propicias para el niño y para los padres. La idea es que los pequeños experimentan el proceso de la forma más cómoda posible. En este caso, cuando a los bebés le están saliendo los primeros dientes no son aptos para el programa, porque realmente llorarían por la molestia que causa este proceso fisiológico.

un bebé llorando Una vez aclarado esto, lo primero que ofrece el programa es un video instructivo dirigido a los padres. Se tratan de transmisiones que indicarán el momento idóneo para comenzar. Posteriormente deben responder un cuestionario sobre los hábitos de sueño del niño, esto va desde la ropa que usa para dormir hasta el método que usan los padres para calmarlos.

Con base en la información suministrada, el sistema genera un programa de entrenamiento que los padres deben cumplir a cabalidad. Por ejemplo: el método Stay recomienda 17 actividades, entre ellas cambiar la temperatura de la habitación, que el niño duerma separado de sus padres, entre otras.

Como mencionamos anteriormente, este programa es riguroso. Por ende, las personas que quieran seguirlo deben apegarse a plan para que puedan obtener resultados satisfactorios. Y a ti, ¿qué te ha parecido? ¿Pondrías en práctica un programa de entrenamiento de sueño con tu hijo?

Lea también:

¿Nuestra voz puede modificar el sueño de otra persona?