Tras la pérdida de un ser querido, retroceder el tiempo se convierte en uno de nuestros mayores anhelos. Esto por la sencilla razón de volver a hablar con esa persona, así sea solo un instante, para expresar sentimientos, finalizar conversaciones inconclusas, y un sin fin de actividades que hasta ahora no se pueden realizar. Sin embargo, esto podría cambiar con la implementación de nuevas formas de inteligencia artificial que intentan ayudarnos a superar la nostalgia causada por la muerte.

Estas tecnologías llegan para aliviar nuestras penas, así como para acercarnos de forma virtual con ese ser querido que ha fallecido y que tanto extrañamos. Si bien se presenta como un escenario de ciencia ficción, la realidad es que estos sistemas ya están entre nosotros. De hecho, buscan acercarnos con esa persona de distintas formas. La reconstrucción de una fotografía antigua, así como un modelo tridimensional de ese ser que ya no está entre nosotros, son ejemplos claros de ello.

La inteligencia artificial nos acerca a los seres queridos que ya no están

Cuando mencionamos el término inteligencia artificial, hablamos de una rama de las ciencias computacionales que ha llegado para quedarse. De hecho, intenta suplir muchas actividades propias de los seres humanos, y finalmente facilitarnos la vida. No obstante, ¿qué sucede cuando la IA traspasa fronteras e intenta vencer a la muerte? ¿Por qué las personas se empeñan en revivir a seres queridos fallecidos en forma de avatar u otro tipo de tecnología?

Para dar con las respuestas a estas preguntas, exploraremos diversas formas de inteligencia artificial que pretenden acercarnos con esas personas que no están físicamente entre nosotros.

Deep Nostalgia, una inteligencia artificial sorprendente

Esta aplicación le da vida a fotos antiguas e incluso a retratos de personas fallecidas. De hecho, Deep Nostalgia es una plataforma genealógica que nos permite “convertir en vídeo fotografías inanimadas”. Por ejemplo, con esta inteligencia artificial es posible conocer a nuestros tatarabuelos más allá de una foto.

Una manos sostienen una foto antigua

Al usar esta app, las personas fotografiadas sonríen, parpadean repentinamente, su vista y su cara cambian de dirección. Su funcionalidad nos recuerda a los retratos colgados en las paredes del Colegio Hogwarts en el mundo mágico de Harry Potter. No obstante, Deep Nostalgia se limita a expresiones faciales.

Más allá de convertir una foto antigua en un video, lo que realmente llama la atención de Deep Nostalgia es “ver cómo las caras de nuestros amados antepasados vuelven a la vida” en una animación. Al mirar estos videos, imaginamos cómo pudieron ser nuestros antepasados y conectarnos de una manera muy particular “con nuestra historia familiar”.

Chatbots de Microsoft, una inteligencia artificial que te permite conversar con personas fallecidas

Microsoft tiene la patente de una tecnología que pretende vencer a la muerte. Pero, ¿cómo funciona? Trayendo de vuelta a la vida la esencia de una persona, pero digitalmente. Esto significa que podrás chatear con un bot que comparte la personalidad de ese querido que ya no está, e incluso visualizar un modelo 3D de él. Para ello, la inteligencia artificial crea un perfil con base en mensajes de texto y publicaciones realizadas en las redes sociales.

Si bien la idea suena interesante, crear un perfil de acuerdo a los datos que aportamos a las redes sociales tiene sus contras. Primero, la mayoría de las personas no se muestran tal como son en las redes sociales, de hecho publican su mejor cara y cuidan mucho lo que dicen por temor a ser juzgados por la comunidad 2.0. Entonces, ¿el perfil creado simula realmente la personalidad de ese ser?

Foto en blanco y negro de una mujer con nostalgia

Segundo, revivir a un ser querido a través de un chatbot puede resultar nocivo para nuestra salud mental. De por sí, muchas personas recurren a la tecnología para distraerse en caso de una pérdida. Siendo así, ¿cómo superan ese trance apegados a un recuerdo digital?

La realidad virtual como un escape a la nostalgia y aliada de la inteligencia artificial

La realidad virtual es otra tecnología en auge de crecimiento que combinada con IA puede utilizarse para enfrentar a la muerte. ¿En qué sentido? Llevando a las personas a un espacio simulado donde pueden coexistir con ese ser amado que ha fallecido.

Una mujer con unas gafas de realidad virtual

Si bien la idea suena descabellada, vivimos en una época donde todo es posible. Incluso, escenarios que antes parecían de ciencia ficción, hoy son actividades comunes en nuestras vidas. No obstante, sumergirse en este mundo es preocupante, puesto que la percepción emocional puede llevarnos a creer que la realidad virtual es real.

Realmente, ¿qué significa que una inteligencia artificial pueda acercarnos con los que ya no están?

Con base en lo descrito anteriormente, podemos decir que estas formas de inteligencia artificial se pueden utilizar para acercarnos con antepasados que no conocimos, al igual que revivir momentos con quienes sí compartimos. Desde esta perspectiva suena provechoso y muy interesante.

Esto se ve como una forma de mantener “vivo” el recuerdo de nuestros seres queridos, haciendo más llevadero el proceso de duelo. Incluso, a romper el tabú de la muerte, facilitando conversaciones sobre los fallecidos entre familiares y amigos en duelo. Al respecto, la consejera de duelo y tanatóloga Andrea Warnick ha expresado:

“En la sociedad moderna, muchas personas dudan en hablar de alguien que ha muerto por temor a molestar a los que están de duelo, por lo que quizás la importancia de seguir compartiendo historias y consejos de alguien que ha fallecido es algo que los humanos podemos aprender de los chatbots”.

No obstante, debemos estar conscientes que interactuamos con un ser ficticio controlado por una inteligencia artificial. Por ende, no conversaríamos con la persona que ha fallecido, sino con una copia de lo en realidad fue.

“Es más como la sombra de una persona. En este punto, es similar a hablar con Dios, o imaginar que estamos hablando con alguien que hemos perdido, o incluso hablar con un terapeuta”, indica Eugenia Kuyda, cofundadora de la empresa rusa de inteligencia artificial Luka.

Este tipo de inteligencia artificial se presenta como una herramienta de terapia para superar el dolor de una pérdida. Sin embargo, no es bien visto moralmente, puesto que se compartirían datos de una persona que ya no está para dar su consentimiento.

Ante esta situación, ¿qué opinas? ¿Utilizarías uno de estos sistemas inteligentes?

Lea también:

Resurrección digital: al morir, ¿nuestros datos no descansan en paz?

Escribir un comentario