Fuegos artificiales en un entorno nocturno.

Pocos lo saben, pero existen fuegos artificiales ecológicos diseñados para disfrutar de espectáculos de luces sin deteriorar la calidad del aire y el medio ambiente. Sin embargo, un nuevo estudio ha revelado que, pese a que emiten entre 15 y un 65 por ciento menos de partículas que sus predecesores, aún resultan nocivos al contaminar el aire.

En su artículo en la revista Environmental Science & Technology de la ACS, recomiendan un uso limitado de este tipo de pirotecnia para no opacar sus efectos positivos sobre el medio ambiente.

La pirotecnia es nociva para el medio ambiente y la salud humana

La pirotecnia ha deleitado la vista de los humanos en diferentes partes del mundo durante mucho tiempo. Grandes celebraciones como el Día de la Independencia en los Estados Unidos, el Festival de los Faroles en China y el Festival de Diwali en la India exhiben aún espectáculos hermosos con miles de objetos en combustión en las alturas.

Pero lastimosamente, este deleite tiene una cara totalmente opuesta a la que ven nuestros ojos. Los fuegos artificiales emiten grandes cantidades de contaminantes a la atmósfera, lo cual puede conducir a la contaminación del aire. Estos liberan altas concentraciones de material particulado (PM), dióxido de azufre, metales pesados ​​y percloratos, vinculados a enfermedades respiratorias.

En un esfuerzo por reducir dicho impacto sin que ello implica perdernos de las exhibiciones, se desarrollaron fuegos artificiales ecológicos, los cuales emiten menos contaminantes al aire. Como ejemplo, aquellos con cargas sin humo y propulsores sin azufre.

Pero los investigadores indagaron aún más en esta característica “amigable con el ambiente” para conocer mejor su impacto, y descubrieron algo que es motivo de preocupación.

El impacto de cientos de miles de fuegos artificiales ecológicos sobre la calidad del aire

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores usaron los datos de una gran exhibición de fuegos artificiales por la celebración del Día Nacional de China el 1 de octubre de 2019. El evento tuvo lugar en Shenzhen, China, donde se accionaron unos 160,000 fuegos artificiales ecológicos.

Usaron datos como la dirección y velocidad del viento, la temperatura y la composición químicas de la pirotecnia implementada para simular el tamaño, la trayectoria y los valores máximos de PM 2.5 para la columna de humo que resultó de su lanzamiento.

Espectáculo de fuegos artificiales.

Entonces estimaron las emisiones de partículas finas, es decir, partículas PM con un diámetro de 2.5 μm o menor, conocidas también como PM 2.5., así como las emisiones de los fuegos artificiales tradicionales.

Así obtuvieron un punto de referencia con el cual comparar los datos reales de las concentraciones de PM2.5 medidas en 75 estaciones de monitoreo dentro de la ciudad luego de la exhibición. Esto les reveló que había mucha similitud entre los resultados de a simulación y los datos reales.

Las simulaciones mostraron que la columna de humo de los fuegos artificiales comenzó como una banda estrecha que fue desplazándose hacia el norte para finalmente dispersarse. Sus niveles máximos de PM2.5 fueron similares a los de las predicciones.

Fuegos artificiales ecológicos en grandes cantidades son tan nocivos como los tradicionales

Pero siendo más específicos, los resultados muestran que los fuegos artificiales ecológicos en realidad pueden reducir las reducir las PM 2,5 en el ambiente en aproximadamente el 50 por ciento en comparación con los tradicionales. “En el rango de 15 a 65 por ciento con un valor “central” de 35 por ciento considerando las incertidumbres”, escriben los autores

Sin embargo, este efecto positivo en la protección de la calidad del aire se vio opacado por la cantidad de fuegos artificiales ecológicos usados durante el evento. Sus emisiones, tal y como indicamos ya, fueron comparables con las que emitiría la pirotecnia tradicional.

“Nuestros resultados indican que los fuegos artificiales respetuosos con el medio ambiente no son en realidad ‘verdes'”, escriben los autores en su artículo. “Para hacerlos verdes, el número total de fuegos artificiales utilizados a la vez debe estar estrictamente restringido”.

Los investigadores también alegan que los niveles encontrados aún superan con creces los establecidos como límites por la Organización Mundial de la Salud. Así que, en conclusión, aún en su versión ecológica, los fuegos artificiales deben usarse bajo ciertos límites para reducir su impacto sobre la calidad del aire circundante.

Referencia:

Are Environmentally Friendly Fireworks Really “Green” for Air Quality? A Study from the 2019 National Day Fireworks Display in Shenzhen. https://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/acs.est.0c03521