La historia de las criaturas que poblaron este mundo antes que nosotros es tan fascinante como misteriosa. Incluso ahora, son muchas las cosas que no sabemos sobre las formas de vida que habitaron la Tierra miles de millones de años atrás. Ahora, una reciente investigación podría revelarnos un poco más de un desconocido carnívoro que pudo hacer sido la máquina asesina de la prehistoria.

Según las investigaciones de la Universidad de Witwatersrand (Universidad Wits) un antiguo reptil carnívoro que se consideraba “muy pesado para cazar” podría haber sido en realidad uno de los depredadores más temibles de su tiempo. La información al respecto se publicó luego tanto en un comunicado dentro de la propia página de la universidad como en la revista científica Acta Palaeontologica Polonica

Los ancestros de los dinosaurios

En general, cuando hablamos de criaturas prehistóricas inmediatamente llegamos a pensar en los dinosaurios. Sin embargo, en este caso la investigación se fue incluso más atrás para conocer a los ancestros de estos.

A estas otras criaturas se las conoce como dinocéfalos. Estos aparecieron en nuestro planeta, hicieron vida en él y lo dejaron 30 millones de años antes de que los dinosaurios siquiera aparecieran. Fue dentro de este ambiente de la prehistoria que el reptil carnívoro, Anteosaurus, hizo vida y donde se coronó como la máquina de matar de su época.

Lo que se sabía del Anteosaurus

El Anteosaurus, como todos los dinocéfalos, era un reptil con apariencia de mamífero. Sin embargo, la particular forma de su cráneo rápidamente nos ha mostrado que este de todos modos era un depredador temible, digno de ser comparado con otros como el Tiranosaurio Rex.

Según lo que se sabe hasta ahora, el reptil carnívoro que se coronó como la máquina asesina de la prehistoria vivió en el continente africano hace 265 o 260 millones de años atrás, en el Pérmico medio.

Los análisis de sus fósiles nos han dejado ver que tenía un cráneo grande y de hocico alargado. Sus grandes dientes frontales complementaban lo que debía ser una poderosa mandíbula.

Sin embargo, lo que más destacaba de sus fósiles era lo densa y pesada que era su estructura ósea. De allí que se asumiera inicialmente que el dinocéfalo no estuviera capacitado para la caza, y que fuera más bien un recolector o carroñero que solo de vez en cuando emboscaba a algunas presas. En la actualidad, sabemos que la realidad está lejos de esta idea.

Anteosaurus, el carnívoro que se convirtió en la máquina asesina de la prehistoria

Cráneo de dinosaurio Anteosaurus, comparado con un cráneo humano.
Crédito: Universidad Wits.

Con las nuevas investigaciones que se han realizado sobre el cráneo del Anteosaurus, se ha determinado que la velocidad era otro de los dones de esta criatura. La reconstrucción digital en 3D usando imágenes de rayos X del fósil ha sido lo que ha hecho esto posible.

Gracias a ella, los investigadores pudieron notar que el cerebro del Anteosaurus pudo haber estado desarrollado en áreas específicas para volverlo un cazador letal. Para darnos una idea más clara de las capacidades del Anteosaurus, los investigadores equipararon las capacidades de su cerebro, sistema nervioso y centro de equilibrio con el de depredadores voráces y ágiles como los Velociraptor y los guepardos.

Cada uno, a su manera, cuenta con mejorías en estas tres áreas vitales que les permiten tener gran control de sus movimientos y un tiempo de reacción mínimo para moverse a altas velocidades. Asimismo, la investigación también develó que el Anteosaurus tenía capacidades de procesamiento visual particularmente desarrolladas. Esto, nuevamente, va de la mano con las habilidades de los depredadores para rastrear, cazar y capturar una presa a alta velocidad.

De allí que se esté comenzando a ver a este carnívoro como la máquina asesina predilecta de la prehistoria.

Referencia:

Prehistoric killing machine exposed: https://www.wits.ac.za/news/latest-news/research-news/2021/2021-03/prehistoric-killing-machine-exposed.html

Lea también:

Este pequeño dinosaurio es oficialmente primo del Tiranosaurio Rex

Escribir un comentario