Varias cajas de almuerzo con comidas correspondientes a una dieta sana.
Crédito: myfoodwallpaper.blogspot.com

La ciencia y la medicina avanzan mano a mano cada día para poder velar de la mejor forma por nuestra salud. En este mismo momento, miles de investigaciones se llevan a cabo para poder comprender mejor a nuestro organismo y todo lo que lo afecta. Para esta oportunidad, una reciente revisión nos ha dado una nueva perspectiva sobre la relación entre nuestra dieta y el cáncer colorrectal.

El estudio “paraguas” que ha revisado, recopilado y analizado lo publicado en otras investigaciones sobre el tema, se publicó a mediados de febrero en JAMA Network Open. Detrás de él estuvieron los investigadores Sajesh K. Veettil, Tse Yee Wong, Yee Shen Loo, Mary C. Playdon, Nai Ming Lai, Edward L. Giovannucci, y Nathorn Chaiyakunapruk.

El análisis “paraguas”

La investigación inició con 9.954 publicaciones como candidatas para analizar. De estas 222, el 2,2%, se mostraron como elegibles. Esto último ya que ofrecían la posibilidad de acceder al texto completo con todos los datos de su estudio.

Luego, los investigadores trabajaron con el 20,3% de estas publicaciones elegibles, es decir, con 45 metanálisis que cumplían con todas las características necesarias para ser estudiados. Cada uno de estos abordó de un modo u otro la relación entre el tipo de dieta de las personas y la incidencia de casos de cáncer colorrectal.

Al finalizar la investigación, se pudieron determinar al menos 109 asociaciones diferentes entre los dos elementos. Sin embargo, solo 35 de estas, lo que equivale a un tercio de la muestra, se presentaron como estadísticamente significativas. Esto se debió a que solo ellas se determinaron con modelos de metanálisis de efectos aleatorios sobre una muestra lo suficientemente grande.

Como una última clasificación, los investigadores solo identificaron 5 estudios como “convincentes” en sus asociaciones. Otros 2 fueron “altamente sugerentes”, 10 se clasificaron como “sugerentes” y los 18 restantes como “débiles”.

Así funciona la relación entre una dieta sana y el cáncer colorrectal

Entre las 5 investigaciones que presentaron una relación convincente entre la dieta y el cáncer colorrectal existieron diferentes enfoques. Por un lado, algunas se apoyaron en cómo un menor consumo de de carnes rojas iba de la mano con menos riesgos de desarrollar esta condición.

Por otro, también se asoció la ingesta de alcohol (diaria u ocasional) con las posibilidades de desarrollar cáncer colorrectal. Al final, aquellos que consumían menos alcohol en total y que lo tomaban con menos frecuencia, también tenían un riesgo menor.

Ahora, por su parte, otros elementos como la fibra dietética, el calcio dietético y el yogur tuvieron una relación inversamente proporcional con la enfermedad. En las investigaciones, se reveló que mientras mayor fuera la presencia de estos factores en la dieta de una persona, menor sería el riesgo de tener cáncer colorrectal.

La investigación debe continuar

A pesar de que se ha visto una relación más clara entre el tipo de dieta y el cáncer colorrectal, la evidencia actual sigue sin ser suficiente. Según los investigadores, ahora es momento de continuar investigando para tratar de obtener datos más claros de otros grupos alimenticios que cayeron en las categorías “sugerente” y “altamente sugerente”.

Entre ellos, se puede mencionar algunos como los productos lácteos, los cereales integrales y la carne procesada. Igualmente, falta investigar cómo los patrones dietéticos específicos podrían o no influenciar la aparición de este tipo de cáncer en las personas.

Referencia:

Role of Diet in Colorectal Cancer Incidence – Umbrella Review of Meta-analyses of Prospective Observational Studies: DOI:10.1001/jamanetworkopen.2020.37341

Lea también:

¿Crees que tienes una dieta balanceada? La ciencia podría hacerte cambiar de opinión