Acercamiento a uno de los ataúdes antiguos de una pareja encontrados en un parque nacional.
Crédito: Yola Schwartz/AAI.

La historia, como la narración de los eventos pasados, ya se encuentra escrita. Sin embargo, a pesar de esto, la humanidad aún no ha logrado encontrar todas las páginas. De allí que incluso en estos momentos sigamos encontrando trozos del pasado que nos revelan secretos antes desconocidos. Un nuevo ejemplo de esto son los ataúdes antiguos descubiertos en el Ramat Gan Safari Park, de la ciudad Tel Aviv, en Israel.

La Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI), según reportó The Jerusalem Post, anunció el jueves pasado el hallazgo de los particulares sarcófagos. Al parecer, estos se encontraban apenas cubiertos por una leve capa de tierra en el área que se utilizaría para expandir las instalaciones del hospital de vida silvestre del parque.

Desentierran dos ataúdes antiguos en parque natural de Israel

De acuerdo a lo declarado por la AAI, el descubrimiento inició cuando los obreros de construcción estaban despejando el terreno. Durante el proceso, vieron parte de los ataúdes antiguos, que se convertirían en noticia para todo Israel, sobresaliendo del suelo.

Al desenterrarlos por completo, los trabajadores llamaron a al personal del parque y estos, a su vez, se pusieron en contacto con la AAI. Según lo que se pudo identificar, los sarcófagos pudieron pertenecer a una pareja que vivió en el territorio hace más de 1.800 años.

Con estos cálculos, se puede saber entonces que el entierro se dio cuando el Imperio Romano aún gobernaba sobre lo que ahora conocemos como Israel. Para ese entonces, el territorio empezó llamándose Judea, para luego recibir el nombre de Palestina.

Un detalle inesperado

Ataudes antiguos de una pareja encontrados en un parque nacional.
Crédito: Yola Schwartz/AAI.

Para el momento de su inauguración, en 1974, el Ramat Gan Safari Park se posicionó como la mayor colección de vida silvestre bajo cuidado humano en todo el Medio Oriente. Su construcción demoró décadas, iniciando en 1958, y según parece guardó muchos más secretos de los esperados.

Luego del descubrimiento de los ataúdes antiguos, el personal que tenía más de 25 años trabajando en el parque natural de Israel recordó haber escuchado de un evento similar durante la construcción.

Al parecer, el contratista encargado de hacer la construcción original se topó con los sarcófagos cuando construía el estacionamiento del lugar. Sin embargo, no supo qué eran y solo los movió a otra área donde no estorbarían. Con el paso del tiempo, todo el personal del parque olvidó que estaban allí.

¿Qué más se ha descubierto?

Los estudios más detallados sobre los ataúdes, sus diseños y materiales nos han podido dar una idea mucho más clara de la era a la que pertenecieron y de quiénes eran los individuos enterrados. En primer lugar, por el tipo de simbología grabada en los sarcófagos, los investigadores han deducido que se trataba de un par de individuos no judíos.

Sumado a esto, se notó que “son dos ataúdes a juego… decorados de manera idéntica con guirnaldas y discos”, tal como comentó Uzi Rothstein, de la AAI, en un comunicado. Debido a esto, los investigadores especulan que los sarcófagos debieron pertenecer a una pareja.

Las investigaciones deben continuar

A pesar de la información que ya se ha obtenido hasta ahora sobre los ataúdes antiguos, los investigadores de Israel están lejos de terminar con sus estudios. Por su ubicación, el par de sarcófagos podrían estar relacionados con la ciudad bíblica de Beneberak, cuyo antiguo sitio se encuentra cerca del Ramat Gan Safari Park.

Claramente, esto aún no es seguro y es tan solo una suposición. Sin embargo, Rothstein ha recalcado que son raras las oportunidades en las que se encuentran sarcófagos enterrados en lo que posiblemente es su sitio de descanso original. Por esto, valdrá la pena ahondar un poco más en la historia de esta pareja, además de cómo y por qué sus restos llegaron a descansar en el actual parque de vida silvestre.

Lea también:

Investigadores han desenterrado nuevas tumbas egipcias protegidas con una “maldición”