La cohesión en las empresas puede mejorar el desempeño laboral y, por consiguiente, favorecer el crecimiento a través del cumplimiento de metas. Para estimularla, las gerencias suelen implementar ejercicios de integración de equipos que pueden incluir dinámicas en la oficina, reuniones para celebrar alguna fecha especial o la práctica de deportes.

Y aunque muchos estén de acuerdo en que la idea es buena, una población laboral importante considera estos métodos forzados e invasivos. De hecho, un nuevo estudio publicado en Journal of Social Networks revela ciertas implicaciones éticas poco consideradas en obligar a los trabajadores a participar en estos ejercicios.

La cohesión del equipo puede mejorar los resultados

Sabemos que no es lo mismo un grupo que un equipo, y que lograr una adecuada cohesión entre sus miembros no es tan fácil como a muchos les gustaría. Los entornos de trabajo son más simples que los externos, pero las variables involucradas, como la competencia y las jerarquías, dificultan muchas veces la creación de vínculos reales.

En un esfuerzo por estimular esta cercanía, los gerentes y líderes empresariales suelen implementar dinámicas, reuniones o ejercicios grupales. La intención es buena, tanto a nivel de mejorar el bienestar de los empleados, como de optimizar su desempeño en la empresa; sin embargo, esto no quiere decir que el resultado será el esperado.

Y es que muchas personas consideran que estos ejercicios resultan forzados y molestos, y los investigadores de la Escuela de Gestión de Proyectos de la Universidad de Sydney lo confirmaron en su estudio.

Los ejercicios de integración de equipos son invasivos y molestos en ciertos en ciertos entornos laborales

El estudio siguió una dinámica de autorrevelación en la que los participantes respondieron una serie de preguntas diseñadas para indagar en sus valores personales. Pero sus respuestas revelaron que los ejercicios de formación de equipos parecían demasiado duros e intrusivos.

Algunos de los participantes se mostraron específicamente en contra de los ejercicios que parecían implícitamente obligatorios. Y a pesar de la aparente buena intención tras ellos, no agradecían el interés de la gerencia por intervenir y fomentar relaciones entre sus compañeros de trabajo más allá del entorno laboral.

Empleados jugando con aros de hula hula dentro de la oficina.

“Muchas personas no quieren verse obligadas a divertirse o hacer amigos, especialmente no en sus ocupados trabajos o en entornos estresantes y disfuncionales donde normalmente se requiere la formación de equipos”, dijo el profesor asociado Julien Pollack, director interino de John Instituto Grill de Liderazgo de Proyectos.

Aunque no siempre se especifica que la participación en dichas dinámicas sea obligatoria, está implícito para los trabajadores. Y tratándose de algo tan subjetivo como las relaciones, puede que los ejercicios de integración de equipos se sientan invasivos en lugar de motivantes.

La participación en dinámicas de integración debería ser voluntaria

En vista de ello, los investigadores creen que es necesario replantear la forma en que se han estado implementando hasta ahora. Una opción sería permitir que las personas puedan decidir si participar o no en dichas dinámicas de manera discreta, dejando la puerta abierta para quienes sí están interesados en compenetrarse más.

“Un punto importante es apuntar a las relaciones correctas, y podemos hacerlo identificando analíticamente los vínculos críticos en las redes de colaboración y comunicación entre los empleados”.

De modo que los ejercicios de integración de personal sí pueden funcionar para mejorar la cohesión empresarial y favorecer la productividad y desempeño, pero puede que den mejores resultados cuando la intervención tiene carácter voluntario. Por el momento, no hay consenso en ello, pero la investigación continua y minuciosa seguirá descartando o confirman la efectividad de los diferentes métodos.

Referencias:

Collecting experimental network data from interventions on critical links in workplace networks. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0378873321000198?via%3Dihub

Benefits of team building exercises jeopardised if not truly voluntary. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2021-02/uos-bot022421.php

Escribir un comentario