El cambio climático parece un problema exclusivo de nuestros tiempos de consumismo y desinterés por la naturaleza, pero si las civilizaciones antiguas tuvieran la oportunidad de volver al futuro, quizás no se sorprenderían con la actual situación de nuestro planeta.

Y es que, aunque con matices y causas significativamente diferentes, los humanos del pasado también vivieron fenómenos derivados del calentamiento global y el cambio climático. Dedicaremos el siguiente artículo a citar algunos ejemplos.

En el pasado también hubo eventos de cambio climático

Suelo con grietas en señal de sequía extrema.

En una nota publicada tiempo atrás citamos un estudio publicado en la revista Nature que arroja algo de evidencia de ello. El trabajo consistió en buscar patrones de cambio climático a lo largo de los últimos 2,000 años, lo cual podría ser útil para predecir el futuro meteorológico de nuestro planeta.

Los investigadores no encontraron ningún tipo de coherencia en dicho período; sin embargo, confirmaron que las civilizaciones antiguas definitivamente atravesaron cambios climáticos, tanto pequeños como significativos. Por ejemplo, períodos inusualmente calientes en ciertas regiones, temporadas exageradamente frías o cálidas, así como desastres como inundaciones y sequías extremas.

Puede que las civilizaciones antiguas contribuyeran también al cambio climático en sus épocas

Ahora bien, aunque en el pasado, la humanidad no tuviera un desarrollo industrial tan arraigado como en la actualidad, puede que igual haya tenido su cuota de responsabilidad en estos eventos climáticos.

Un ejemplo clásico es el uso indiscriminado de los recursos naturales en nuestro planeta. Sabemos que la mala gestión agrícola, por ejemplo, puede tener efectos graves sobre los ecosistemas y todos sus integrantes.

Hoy en día contamos con mucha información para mejorarla, pero en el pasado, con tan escaso conocimiento del impacto de dicha actividad, esta pudo haber contribuido en el cambio climático.

El impacto de la actividad humana sobre el cambio climático data de hace unos 10,000 años

Aunque está claro que los humanos tenemos mucho que ver en este problema, los científicos aún se esfuerzan por determinar en qué momento empezamos a ser los antagonistas de la historia.

Yendo un poco más lejos, un estudio publicado en la revista Science sugirió que nuestro impacto sobre el cambio climático data de hace unos 10,000 años. De modo que las civilizaciones antiguas no eran tan inofensivas como creen muchos adeptos a lo tradicional.

Mapa mundial con la extensión de laza y recolección hace 10.000 años.
Mapa mundial con la extensión de la caza y recolección hace 10.000 años en la Tierra. Crédito: Science.

Hace unos 12,000 años, los humanos eran mayoritariamente nómadas. Cazaban y recolectaban, por lo que su interacción con el medio ambiente no era tan intensa como lo implican actividades más consolidadas como la agricultura y ganadería posterior.

Pero estas últimas también son antiguas, lo suficiente como para haber causado daños durante un período mucho más amplio del que creíamos. El estudio reveló que hace 6,000 años la agricultura se practicaba en casi la mitad de las regiones del mundo, actividad que se intensificó aún más hace 3,000 años.

Prácticas que pudieron desencadenar fenómenos climáticos nocivos

Eventualmente, los humanos empezaron a talar y quemar bosques para plantar los alimentos que constituirían su dieta. De hecho, los primeros pastores modificaron el paisaje a través de la cría selectiva y la limpieza del terreno para hacerlo apto para dichas actividades. En el proceso, domesticaron animales y plantas de modo que estos desarrollaran cierta dependencia para obtener beneficios también.

Por supuesto, estos cambios se produjeron a ritmos muy diferentes a los actuales. Antes no éramos tan numerosos, ni teníamos los desarrollos tecnológicos que ahora, ni mucho menos la capacidad para procesar a tan gran escala como ahora. Pero no por ello están exentos de responsabilidad sobre el cambio climático a lo largo de la historia.

“Ahora sabemos que ya desde hace 3.000 años, hubo personas que desarrollaron una agricultura realmente invasiva en muchas partes del mundo”, afirma Gary Feinman, antropólogo del Museo Field de Historia Natural de Chicago, uno de los autores del estudio.

“Esto demuestra que los problemas que enfrentamos hoy están muy arraigados en nuestra naturaleza humana y que van a ser necesarias algo más que simples soluciones para resolverlos. Eso es algo que no se puede ignorar”.

Los mayas, el espejo de los problemas ambientales actuales

Pirámide construida por los mayas en México.

Un claro ejemplo de civilizaciones humanas antiguas que se vieron afectadas por el cambio climático fueron los mayas. Durante su auge, explotaron de tal manera los recursos naturales que llegó un momento en que quedaron en nada. La deforestación que realizaron para sus proyectos hace 2,000 años desencadenó sequías prolongadas que afectaron gravemente sus actividades.

A pesar de ello, los mayas son reconocidos como grandes conocedores de la naturaleza. Y aún con las adversidades, lograron desarrollar sistemas de surtimiento de agua con los que resistieron los períodos de aridez climática. Pero al final tuvieron que desocupar las tierras, y tal como indicaron los investigadores de la Universidad de Arizona en un estudio sobre cómo los afectó el fenómeno:

“Las interacciones complejas del sistema generaron el colapso y la despoblación de las tierras bajas mayas y fomentó su abandono a largo plazo. Esta lección debe ser tenida en cuenta en el uso de análogos en la investigación sobre la sostenibilidad”.

Soluciones antiguas que podrían extrapolarse a los problemas actuales

El trabajo se realizó en el marco de un proyecto más grande llamado ArchaeoGLOBE que recopila información sobre el uso que han dado los humanos a la tierra en 146 áreas diferentes de todo el mundo.

Pero más allá de revelarnos cuán antiguas son las actividades que llevaban a cabo las civilizaciones humanas vinculadas al cambio climático, nos da más pistas para comprender este complejo proceso en un contexto histórico más amplio.

En definitiva, el calentamiento global no es un problema moderno, pues las civilizaciones antiguas, con sus prácticas poco sostenibles, también vivieron sus consecuencias. Ahora, estudiar el fenómeno desde tiempos más antiguos y no centrarnos únicamente en los efectos de la Revolución Industrial puede ser de gran ayuda.

Indagar en las medidas implementadas por las civilizaciones antiguas para lidiar y mitigar la deforestación y la escasez de agua, como principales representantes del cambio climático. Con ello, existe la posibilidad de encontrar datos y posibles soluciones extrapolables a los problemas actuales.

Referencias:

No evidence for globally coherent warm and cold periods over the preindustrial Common Era. https://www.nature.com/articles/s41586-019-1401-2

La degradación ambiental se remonta a hace 10.000 años. https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/10000-anos-degradacion-ambiental_14637

Las civilizaciones antiguas ya arruinaban el planeta hace miles de años. https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/civilizaciones-antiguas-ya-estaban-arruinando-planeta_14636

Lea también:

¿Cuál es la diferencia entre cambio climático y calentamiento global?