Pasillo de una prisión pintada de arriba a abajo con rosa baker miller por sus efectos tranquilizantes.
Vía Shutterstock.

En las últimas semanas, el color rosa Baker Miller ha estado rondando en las redes por los curiosos efectos que parece tener sobre nuestro organismo. Luego de que, a través de una publicación de Tik Tok, las cualidades “debilitantes” de este tono de rosado se volvieran virales, se hizo necesario dar una mirada más profunda a este fenómeno.

De allí que hayamos querido ahondar un poco más en su historia. Gracias a esto, ahora sabemos que el rosa Baker Miller, también conocido como rosa Schauss o Drunk Tank Pink, ha tenido una larga trayectoria. Una que, además, ha estado llena de polémicas y altibajos que lo siguen hasta la actualidad.

¿Cuáles efectos se dice que posee el color rosa Baker Miller?

Ficha pantone del color rosa baker miller

El color rosa Schauss, identificado oficialmente por el código hexadecimal RGB como #FF91AF y como P618, por la gama Pantone, ha acumulado con el tiempo variadas y particulares cualidades. Entre uno de los efectos más citados está que el rosa Baker Miller tiene la capacidad de hacernos más sumisos, bajando nuestros niveles de agresión al disminuir nuestra fuerza corporal.

Como si esto fuera poco, también se comenta que el color puede bajar nuestros niveles de estrés percibido. Esto último debido a que la presión arterial y el ritmo cardiaco del organismo bajan y, en consecuencia, este se relaja.

Los hallazgos que dieron origen a estas creencias fueron conseguidos por el Dr. Alexander G. Schauss. Para finales de los años setenta, el también director de Instituto Americano para Investigación Biosocial de Tacoma, Washington, realizaría un par de experimentos que determinarían su posición sobre las cualidades de esta particular tonalidad.

El primer experimento de Schauss: ¿el rosa nos hace más débiles?

El intento original de Schauss por entender los efectos del rosa Baker Miller se dio en 1978. Durante ese año, el doctor realizó un experimento particular en una cárcel con prisioneros como los participantes del estudio.

Dentro de este, se contaba con dos colores, el rosa Schauss –nombrado así en honor al doctor– y un azul “neutral” –que no debía causar reacciones particulares en los reclusos–. El experimento, en sí, era simple.

Primero, se les mostraría a los reclusos una de las dos cartas de color (rosa o azul) y se los empujaría hasta que estos opusieran resistencia, todo mientras continuaban viendo la carta. Si la primera carta en aparecer era la rosa, entonces el segundo intento se haría con la azul y viceversa.

El Dr. Schauss repitió esto con 153 sujetos de prueba. Al final, comparó los tiempos de reacción al estímulo agresivo (los empujones) y la intensidad de la respuesta (qué tanta fuerza utilizaron los presos para contrarrestar el “ataque”). Una vez procesados todos los resultados, el Dr. Schauss concluyó que, cuando los reclusos habían visto la carta rosa, sus reacciones agresivas se habían demorado más en aparecer y, además, habían tenido menos fuerza.

Para dar más fuerza a sus postulados, el Dr. Schauss repetiría estas representaciones con atletas reconocidos por su habilidad en áreas como las artes marciales y el yoga. Tal como en el primer caso, estos individuos, según los resultados referidos por el doctor, “perdieron fuerza” y fueron más sumisos cuando estuvieron expuestos al rosa P618.

El experimento de la cárcel con el rosa Baker Miller

Guardia de prisión frente a un celda pintada de rosa baker miller.

Poco después de esta primera fase, llegaría la prueba más conocida del Drunk Tank Pink. En este caso, el Dr. Schauss empezaría a colaborar con los de la Armada de los Estados Unidos, el suboficial jefe Gene Baker y el capitán Ron Miller –en nombre de quienes también se bautizó este particular tono de rosa–.

El par de oficiales acordaría utilizar el rosa Baker Miller en el Centro Correccional de la Armada de los Estados Unidos en Seattle, Washington, para determinar qué efectos a largo plazo podría tener en sus reclusos. Para esto, algunas de las celdas utilizadas para los nuevos ingresos a la cárcel se pintaron de este tono.

Según los hallazgos reportados por Schauss en su publicación de 1979, dentro del Journal of Orthomolecular Psychiatry, el experimento fue todo un éxito:

“El uso del color rosado para reducir la agresión y causar relajación muscular es humano y no involucra medicación o fuerza física. El fenómeno afecta el sistema endocrino causando un efecto tranquilizador en el sistema muscular. El efecto no se puede controlar con esfuerzos conscientes o inconscientes. Esto se ha comprobado al experimentar con atletas exitosos en artes marciales y yoga. Es igualmente efectivo con daltónicos. En repetidos experimentos con adolescentes y adultos, el efecto anestésico sin medicación ocurre, en promedio en 2,7 segundos. Yo sugeriría el uso del color rosa en cualquier situación donde una repentina o incontrolable agresión sea posible”.

Por su parte, los oficiales, referidos también el texto del Dr. Schauss, comentaron en un memo al Bureau of Naval Personnel, Law Enforcement and Corrections Division que durante los 7 meses que duró el experimento, desde el primero de marzo de 1979, no se reportaron grandes eventos de violencia dentro del centro de reclusión.

El rosa Baker Miller y las cárceles del mundo

Celda con guardia adentro, toda pintada de rosa baker miller

Debido a los efectos que el rosa Baker Miller mostró tener en los experimentos del Dr. Schauss, no fueron pocas las cárceles del mundo que adoptaron su utilización. De hecho, en muchos casos se lo aplicó a las celdas de prisión “temporal” en las comisarías, destinadas para ofensores menores o individuos alcoholizados que fueran a pasar poco tiempo tras las rejas. De allí su otra nomenclatura “Drunk Tank Pink”, que hace referencia a estas celdas temporales.

En países como Estados Unidos, las celdas de variadas cárceles a lo largo del país aún están pintadas de rosa para intentar apaciguar a los reclusos. Pero, lo más curioso de todo es que este fenómeno no se queda solo en el país norteamericano.

De hecho, otras naciones como Suiza, Alemania, Polonia, Austria y hasta el Reino Unido también han seguido esta tendencia en mayor o menor medida. Por ejemplo, según reporta BBC Futurity, en el país suizo, ya el 20% de todas sus cárceles tienen sus paredes coloreadas con el rosa Schauss.

¿Por qué el rosa Baker Miller puede afectar nuestra conducta?

celda de aislamiento pintada con rosa baker miller

A pesar de los experimentos que se han hecho, hasta la fecha, sigue siendo complejo entender exactamente por qué el rosa Baker Miller puede tener efectos particulares en nuestro organismo y nuestra conducta. No obstante, esto no implica que no existan explicaciones propuestas.

Por ahora, la que se mantiene fue la ofrecida por el propio Dr. Schauss en su publicación de 1979:

“Ya en 1932, la investigación ha demostrado que las longitudes de onda visibles de la luz llegan a las glándulas pineal y pituitaria a través de canales neuroquímicos independientes del sistema óptico (Krieg, 1932). Esto sugiere que los colores pueden tener un efecto directo en todo el sistema endocrino”.

Con esto en mente, se considera que la estimulación de la glándula pineal –encargada de la regulación del sueño y otros ciclos circadianos– así como la de la Pituitaria –que está a cargo de la homeostasis y el crecimiento– es posible influenciar el accionar del sistema endocrino.

Por su parte, este, como el productor de hormonas del organismo, puede tener un efecto generalizado sobre prácticamente todas las células, órganos y funciones de nuestro cuerpo. Debido a esto, el Dr. Schauss consideraba que se podían “regular” sus señalizaciones con el rosa Baker Miller para evitar las reacciones más agresivas

Los efectos del rosa Baker Miller parecen ser fugaces

Los experimentos del Dr. Schauss mostraron que el rosa Baker Miller tenía un efecto casi inmediato (en solo 2,7 segundos). Sin embargo, también se reveló más adelante que este solía ser efímero.

portada del libro drunk tank pink

Según lo comentado por Adam Alter, psicólogo y profesor de Marketing en la Universidad de Nueva York, en su libro ‘Drunk Tank Pink’, en la actualidad existe evidencia substancial que indica que los efectos del rosa Baker Miller solo se mantienen a corto plazo (máximo por 30 minutos). Alter es uno de los actuales defensores de los planteamientos de Schauss, pero reconoce que ningún experimento hasta ahora ha comprobado que el rosa #FF91AF pueda ofrecer resultados a largo plazo.

La polémica: ¿el rosa Baker Miller tiene o no efectos sobre nuestro comportamiento?

Esta es una pregunta que aún no tiene una respuesta definitiva. Por un lado, defensores como Adam Alter, respaldan no solo los efectos del rosa Baker Miller, sino la eficacia de la psicología del color como un todo; tal como destaca en su charla sobre su libro ‘Drunk Tank Pink’:

Por otro lado, variados experimentos posteriores a los del Dr. Schauss no han podido replicar sus contundentes resultados. De hecho, en general se ha visto que la posibilidad de que el rosa Baker Miller afecte o no a los prisioneros es variada. Además, cuando el efecto se manifiesta, este suele ser fugaz, como mencionamos más arriba.

Como un ejemplo de estos experimentos que intentaron replicar al de Schauss tenemos el realizado por James E. Gilliam, y David Unruh en 1988. Su estudio –que contrastaba el Drunk Tank Pink con el blanco– “no apoya la afirmación de Schauss”. Debido a esto, recomendaron que se realizaran más investigaciones a futuro, ya que los resultados no eran concluyentes.

Otro de los intentos –esta vez en el 2014 y dirigido por Oliver Genschow, de la Universidad de Basilea, en Suiza– intentó replicar los efectos del rosa Baker Miller en una prisión de alta seguridad. Según reporta BBC Futurity, nuevamente, en esta otra oportunidad, el uso del color no marcó ninguna diferencia. Es decir que, los reclusos en las celdas de asilamiento de tono rosado mostraron los mismos niveles de agresión que aquellos que estuvieron en las grises.

¿Qué podemos concluir de esto?

Al final, lo único que es seguro entre los efectos del rosa Baker Miller, es que este ha sido capaz de mantener abierta una ardua polémica durante décadas. Hasta la fecha, no ha habido estudios concluyentes que inclinen suficientemente la balanza hacia un lado o hacia el otro. En el futuro, esto podría cambiar. Pero por ahora, el rosa Schauss sigue siendo parte de esos misterios que la humanidad no ha podido resolver.

Referencias:

The Physiological Effect of Color on the Suppression of Human Aggression: Research on Baker-Miller Pink (reimpresión de 1985): https://www.researchgate.net/publication/236843504_The_Physiological_Effect_of_Color_on_the_Suppression_of_Human_Aggression_Research_on_Baker-Miller_Pink

Tranquilizing Effect of Color Reduces Aggressive Behavior and Potential Violence (1979): http://orthomolecular.org/library/jom/1979/pdf/1979-v08n04-p218.pdf

The Effects of Baker-Miller Pink on Biological, Physical and Cognitive Behaviour (1988): http://www.orthomolecular.org/library/jom/1988/pdf/1988-v03n04-p202.pdf

Lea también:

¿Cómo usan los animales los colores y la iridiscencia para comunicarse?