Numerosos coronavirus causantes de la COVID-19 en los que se observa en color verde la proteína pico responsable de su forma de corona en la superficie.

Los niveles elevados de una proteína neandertal se han asociado con una reducción de la gravedad y muerte por la infección de COVID-19. El hallazgo fue divulago por un equipo de científicos del Instituto Lady Davis (LDI) del Hospital General Judío en un artículo en la revista Nature Medicine.

Aunque la atención se centre en el desarrollo de las vacunas, encontrar un tratamiento eficaz y seguro contra la COVID-19 también podría ayudar a aligerar la carga de esta pandemia. Esta nueva información podría sentar las bases para nuevas investigaciones dirigidas a cumplir dicho objetivo.

En busca de proteínas que mejoren los resultados de COVID-19

Los investigadores siguen centrando sus esfuerzos en el desarrollo de tratamientos efectivos contra la infección. Para ello, han dirigido parte del enfoque en las proteínas detectables en sangre periférica, pues sus niveles pueden verse modificados durante la enfermedad y jugar un papel en su progresión.

Por lo general, los estudios se enfocan en determinar aquellas que conducen a un peor pronóstico. Pero en esta oportunidad, usaron tecnología proteómica avanzada en combinación con análisis genéticos y estadísticos para determinar qué proteínas reducen los resultados adversos en la COVID-19.

OAS1, una proteína de origen neandertal que reduce la gravedad y el riesgo de muerte por COVID-19

Y, entre 931 proteínas circulantes, descubrieron que el aumento de los niveles de una en particular, OAS1, se asoció tanto con un menor riesgo de necesitar ventilación mecánica como con un menor riesgo de muerte por COVID-19.

La presencia de esta proteína también parece reducir la necesidad de hospitalización y la susceptibilidad al virus según el estudio, que incluyó hasta 14,134 casos de COVID-19 y 1,2 millones de controles.

Luego, procedieron a comparar dicho resultado con los de 504 pacientes del Biobanque Québec COVID-19. Midieron sus niveles de la OAS1 en su sangre y encontraron una similitud impresionante. Los niveles altos de la proteína mostraron una fuerte conexión con la protección contra la gravedad y hospitalización por COVID-19. En su artículo indican que la disminución del riesgo de COVID-19 grave fue del 50%.

“Nuestro análisis muestra evidencia de que OAS1 tiene un efecto protector contra la susceptibilidad y la gravedad de COVID-19”, explica el Dr. Brent Richards, investigador principal del Centro de Epidemiología Clínica del LDI y profesor de Medicina, Genética Humana, Epidemiología y Bioestadística en la Universidad McGill.

“Este es un avance muy emocionante en la carrera por identificar terapias potenciales para tratar a los pacientes porque ya existen terapias en desarrollo preclínico que potencian OAS1 y podrían explorarse por su efecto contra la infección por SARS-CoV-2”.

Los investigadores explican que la proteína OAS1 pudo haber surgido en personas de ascendencia europea como consecuencia del mestizaje con los neandertales. Y se ha hecho tan prevalente en el largo proceso evolutivo, que ahora es detectable en más del 30 por ciento de las personas de ascendencia europea. De hecho, es probable que también ofreciera protección a los individuos que la poseían en pandemias anteriores.

Referencia:

A Neanderthal OAS1 isoform protects individuals of European ancestry against COVID-19 susceptibility and severity. https://www.nature.com/articles/s41591-021-01281-1