Una persona tomándole una foto a otra
Vía: Pixabay

Vivimos en una era donde capturar una fotografía se ha vuelto muy importante e incluso puede convertirse en una ardua tarea. Buscar el ángulo que más nos favorezca, un buen contraste de luz, el paisaje, entre otros, son factores determinantes para conseguir la foto deseada. Sin embargo, detrás de esa toma perfecta se esconde todo un mundo, lo que nos lleva a preguntarnos, ¿cómo funcionan las cámaras de nuestros smartphones?

A medida que pasa el tiempo surgen innovadores y novedosos dispositivos móviles con potentes apartados fotográficos. Hablamos de teléfonos con cámaras que vienen con zoom optimizados, mayor rango de megapíxeles, más sensores, entre otras funciones enfocadas en convertir nuestro smartphone de bolsillo en toda cámara profesional.

El software de los smartphones juega un papel primordial en la captura de imágenes

Como mencionamos anteriormente, tomar una fotografía puede resultar complicado. Sin embargo, uno de los factores que facilita esta tarea es el software de los dispositivos. Este analiza las fotos para realizar ajustes, además “aplicar una variedad de trucos inteligentes” para perfeccionar a una imagen. No obstante, viene determinado por las siguientes herramientas:

Imágenes de alto rango dinámico (HDR)

Esta tecnología permite capturar imágenes con detalles que se aprecien bien, tanto en zonas oscuras como iluminadas. En efecto, el modo HDR provoca que la cámara tome “múltiples fotos con múltiples exposiciones” para captar cada detalle de la vista, aplicar reglas de procesamiento hasta lograr la imagen adecuada.

Toma nocturna desde un smartphone

Este es un procedimiento realizado internamente por el software de nuestros equipos, por ende pasa desapercibido al ojo humano. Aunado a ello, los efectos HDR están impulsados por la IA de los dispositivos móviles, lo cual nos permite previsualizar imágenes en tiempo real, antes de seleccionar el obturador de la cámara.

Fotografía con poca iluminación

Esta es otra herramienta esencial detrás de las fotografías. Al igual que en el modo HDR, la cámara realiza múltiples capturas para seleccionar la toma adecuada. La diferencia acá es que esta función hace permite capturar imágenes nocturnas que parecen diurnas, gracias a que mantiene el mínimo de ruido posible en cada toma.

Una persona tomando una foto en un espacio con poca luz

Las imágenes con poca luz conllevan más tiempo. Esto debido a que la cámara necesita “capturar la mayor cantidad de luz posible”, así como mayor estabilidad del teléfono. Para cumplir con este propósito entran en juego las redes neuronales de los dispositivos y su capacidad de detectar puntos de luz más débiles, balance de blancos, así como enfocar objetos en la oscuridad y hacerlos lo más nítidos.

El hardware también influye en la calidad de las fotos

La modalidad de retrato es otra gran función presente en muchos teléfonos actuales. Se trata de una herramienta que usa múltiples lentes y sensores de profundidad para realizar un desenfoque de fondo. Básicamente lo que hace es determinar qué partes de una imagen “deben estar borrosas y cuáles no”, es decir, los objetos que están cerca y lejos de la cámara. Incluso, el algoritmo evalúa si la foto es adecuada para un retrato.

Toma posterior del iPhone 12 Pro

No obstante, esta herramienta no solo funciona gracias al software de los dispositivos, también puede verse impulsada por la introducción de la tecnología LiDAR. Esta se usa en los iPhone 12 Pro, lo que significa que estos equipos pueden capturar más datos de profundidad, y es un digno ejemplo de una gran combinación entre software y hardware.

Como has podido notar, detrás de una fotografía se esconden un conjunto de herramientas que se actualizan constantemente y nos permiten obtener esa toma deseada.

Lea también: 

Sube tus fotos y genera diapositivas con plantillas usando Online Slideshow Maker