Los científicos estuvieron trabajando en un interesante estudio que explora el papel del sueño en la formación de los recuerdos de situaciones que nos causaron miedo en su momento desde antes del inicio de la pandemia. Los hallazgos por fin se han publicado en la revista Nature Communications y nos ayudan a comprender mejor el proceso.

Las neuronas que procesan ciertas experiencias también son muy activas durante el sueño

Investigaciones previas demostraron que las regiones del cerebro que son muy activas durante ciertos procesos de aprendizaje también muestran mucha actividad durante el sueño posterior.

Sin embargo, los investigadores no tenían claro di esta dinámica de repetición de recuerdos durante el sueño cumplía un papel importante en el establecimiento de los mismos. Es decir, ¿esta reactivación de las neuronas implicadas en el aprendizaje sirve para almacenar de lleno en la memoria la información procesada estando despiertos?

Generar miedo para identificar las neuronas que se activan

Para comprenderlo, iniciaron con experiencias de miedo, evaluando el funcionamiento de las neuronas específicas que median la memoria sensorial que regulan dicha emoción. En el pasado, las herramientas para llevar a cabo este tipo de estudio eran escasas, pero ahora cuentan con algunas que permiten etiquetar genéticamente las células que se activan durante una experiencia o período específico.

Con esta herramienta en juego, los investigadores pudieron diseñar una prueba de memoria visual. El experimento consistió básicamente en aplicar estímulos visuales a un grupo de ratones para observar la actividad de un conjunto específico de neuronas en la corteza visual primaria. Así observaron la expresión de genes en las neuronas de la corteza visual activadas por la imagen a la que fueron expuestos.

Un golpe leve para interrumpir el sueño y la consolidación del miedo

Los investigadores también intentaron instigar los recuerdos de la imagen neutra activando selectivamente las neuronas sin exponerlos nuevamente a ella para generar miedo. En el proceso, también aplicaron otro estímulo, un golpe leve en el pie.

Con ello, notaron que los individuos sentían miedo al exponerse nuevamente a estímulos similares a la imagen que codificaron dichas células. Pero incluso después de vincular el estímulo visual con el golpe en el pie, los participantes respondían con miedo.

“Básicamente, el precepto del estímulo visual y el precepto de esta activación completamente artificial de las neuronas generaban la misma respuesta”, dijo Sara Aton, profesora del departamento de biología molecular, celular y del desarrollo de la Universidad de Michigan y autora principal del estudio.

Pero cuando interrumpieron el sueño después de mostrarles una imagen a los sujetos y les dieron un ligero golpe en el pie, estos no vincularon el miedo con el estímulo visual. En pocas palabras, los sujetos en las que no se manipuló el sueño con el golpe, aprendieron a sentir miedo ante el estímulo visual, pero en los que sí se manipuló, no hubo temor.

Interrumpir el sueño puede difuminar los recuerdos de miedo a ciertos estímulos

Los ratones tenían miedo, o sentían que había razones para tener miedo, pero no parecían tener claro a qué específicamente. Partiendo de ello, los investigadores creen que muchos recuerdos que nos generan miedo pueden consolidarse en nosotros a través del repaso neuronal de la experiencia durante el sueño.

Así que existe la posibilidad de que la interrupción del sueño pueda afectar el vínculo de ciertos estímulos con el miedo. “En ausencia de sueño, el cerebro parece manejar el procesamiento del hecho de que tienes miedo”, dice Aton. “Pero es posible que no puedas vincular eso con lo que específicamente deberías tener miedo”.

Aunque los experimentos se hayan limitado a ratones, estos hallazgos pueden llegar a ser de gran ayuda para comprender esta emoción en los humanos y la forma en que se mantiene. Principalmente, en la comprensión de trastornos como la ansiedad y el estrés postraumático, en los que el miedo es protagonista.

Referencia:

Causal role for sleep-dependent reactivation of learning-activated sensory ensembles for fear memory consolidation. https://www.nature.com/articles/s41467-021-21471-2

Lea también:

¿Qué impacto tienen las diferentes etapas del sueño en el aprendizaje?

Escribir un comentario