Skipper, la cachorra nacida con seis patas y dos colas, sostenida por las manos de una veterinaria con guantes.

Quienes críen alguna mascota llegan a desarrollar tanto amor y cercanía que, sin importar con quién compitan, esta será única y la más especial del mundo. Sí, tal y como lo explicaba el zorro de El Principito. Sin embargo, ha nacido una cachorra que probablemente se gane el premio de la ternura y peculiaridad por tener seis patas y dos colas.

Suena como una locura, pero ocurrió así; y de hecho, se trata de una excepción fortuita, ya que los cachorros no suelen sobrevivir si vienen con dichas condiciones. Sin embargo, Skipper, como la han llamado, nació viva, y pese a sus defectos congénitos, parece saludable.

La primera perra en nacer viva a pesar de estos defectos congénitos

La noticia surge de una publicación en la página de Facebook del Hospital Veterinario Neel en Oklahoma, donde los veterinarios lograron traerla junto con otros ocho cachorros. Skipper es una mezcla entre un border collie y un pastor australiano, y aparentemente, la primera perra de este tipo que nace viva a pesar de sus condiciones.

“Este es un milagro llamado Skipper. Literalmente”, escribieron en su publicación los veterinarios que lo trataron al nacer. “Ha sobrevivido más de lo que sospechamos que cualquier otro canino con su combinación de afecciones congénitas”.

La explicación detrás de las seis patas y dos colas de esta cachorra

Siendo un caso tan peculiar, aún hay cosas que no están muy claras. Sin embargo, los expertos creen que este tierno cachorro sea el resultado de un proceso interrumpido o errado en el útero de su madre.

Es probable que Skipper en realidad haya sido concebido como un gemelo. “Cuando el óvulo fertilizado intentó dividirse, no se separó por completo”, explicó a la agencia de noticias CNN la Dra. Tina Neel, propietaria del Hospital Veterinario Neel.

Dos trastornos congénitos y espina bífida

La cachorra de seis patas y dos colas fue diagnosticada con tres condiciones. Entre ellos, dos defectos congénitos llamados monocephalus dipygus y monocephalus rachipagus dibrachius tetrapus.

Los veterinarios explicaron en la publicación que estos trastornos se traducen en una cabeza y una cavidad torácica, pero estas cuentan con dos regiones pélvicas, dos tractos urinarios inferiores, dos sistemas reproductivos, dos colas y seis patas, entre otras cosas.

El tercer diagnóstico parece ser espina bífida, una malformación congénita en la que la columna vertebral no se cierra correctamente durante el desarrollo del cachorro en el útero.

Saludable a pesar de sus peculiaridades

Lo bueno es que, a pesar de sus condiciones tan excepcionales, Skipper ha nacido saludable y con potencial para llevar una vida relativamente normal. El hospital veterinario dijo en su comunicado que “sus órganos parecen estar en excelente forma” y podría crecer de manera adecuada.

Ahora bien, aunque “sus piernas se mueven y responden al estímulo como un cachorro normal”, es probable que Skipper necesite fisioterapia y apoyo adicional para mantener su movilidad a medida que envejezca.

“Continuaremos investigando sus condiciones, monitoreando su desarrollo durante las revisiones y ayudando a que Skipper no sienta dolor y se sienta cómodo por el resto de su vida”.

Mientras tanto, el pronóstico es bueno. Los especialistas continuarán examinando su evolución con revisiones periódicas y haciendo todo lo posible para garantizarle una buena calidad de vida.

Lea también:

Pistachio, el cachorro italiano que nació con pelaje verde.