El interés de la sociedad en los secretos del espacio ha vuelto a aumentar en las últimas décadas. Junto a él, también se ha incrementado entonces la notoriedad de las noticias que se relacionan con su investigación. Por esto, ya sabemos que la Luna y Marte están en la lista de sitios a explorar y visitar por la humanidad en el futuro, ahora nos preguntamos si Venus también entrará en esa lista.

En esta oportunidad, la respuesta a esta duda ha llegado de la mano de una publicación de la Smithsonian Magazine. Gracias a ella, podemos conocer la perspectiva más actualizada sobre el tema, provista por un experto en el área.

Los desafíos de explorar Venus

En primer punto que destacó Bruce Campbell, científico senior del Museo Nacional del Aire y el Espacio, fue la alta dificultad que presenta, en la actualidad, el aterrizar en Venus. Como ya sabemos, hacer que una nave llegue de forma segura a suelo lunar o marciano no es fácil, y en esto Venus no es la excepción.

De hecho, por sus altas temperaturas y fuerte presión atmosférica, aterrizar en su superficie se hace complicado incluso para las misiones robóticas. De allí que, al menos a corto plazo, la humanidad no haya desarrollado muchos planes para explorar Venus en persona.

Específicamente, según las mediciones tomadas, la temperatura de la superficie de Venus debe alzarse por sobre los 471°C. Asimismo, su presión atmosférica supera 90 veces a la de la Tierra. En consecuencia, se convierte en un espacio particularmente hostil en el que planear algo tan delicado y aún poco común, como las expediciones humanas en el espacio.

¿La humanidad piensa explorar Venus pronto?

Campbell comenta que, en estos momentos, “no hay planes inminentes para enviar personas a Venus”. Sin embargo, organizaciones reconocidas internacionalmente, como la NASA, en 2018 revelaron sus planes no solo para visitar, sino para colonizar el planeta. Claramente, dicha planificación aún brilla más en el terreno de las ideas que de la realidad. Pero, al menos se encuentra allí como una posibilidad que se plantea a futuro.

No obstante, esto no implica que la humanidad no esté pensando en explorar Venus de otros modos. En estos momentos, ya se han realizado variadas investigaciones que buscan comprender un poco mejor cómo es este vecino de la Tierra y qué procesos llevaron a su superficie a ser lo que ahora conocemos.

Para comprobar esto, solo basta saber que el propio Campbell participó recientemente como líder en una investigación sobre la geografía de Venus. Junto a su equipo, el científico mapeó una gran parte de la superficie de Venus.

Secretos por descubrir

Investigaciones recientes nos han revelado, por ejemplo, que las rocas de Venus podrían haberse formado en presencia de agua. De ser eso cierto, el planeta podría –en algún momento de su historia– haber cumplido con las condiciones necesarias para albergar vida.

Asimismo, otros estudios han destacado que, por otro lado, nuestra Tierra primitiva pudo ser mucho más similar al Venus actual de lo que creemos. Al ver estas dos perspectivas, ya podemos hacernos una idea de los muchos secretos que aún quedan por descubrir en el planeta vecino.

Por este motivo, incluso cuando la humanidad no planee explorar Venus en persona pronto, es muy posible que si podamos ir descubriendo nuevos detalles sobre este, su historia y su formación.

Lea también:

¿Vivirías en otro planeta? La ciencia podría haber descubierto posibles opciones

Escribir un comentario