En las últimas décadas, el interés del mundo por el espacio y lo que tiene para ofrecernos se ha renovado. Debido a esto, nos enteramos de cada vez más iniciativas y misiones destinadas a descubrir sus secretos. En general, tenemos en la mente una idea de cómo son los astronautas encargados de dicha exploración espacial y, hasta ahora, ese estereotipo no incluía individuos con discapacidades.

En estos momentos, gracias a la nueva iniciativa de inclusión de entidades como la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), las ideas preconcebidas sobre los astronautas podrían cambiar. Todo debido a la nueva movida de reclutamiento que la agencia espera poner en práctica a partir de este mismo 2021.

El proyecto de la ESA para incluir astronautas con discapacidades en el campo de la exploración espacial

Infografía de la ESA mostrando sus nuevos posibles reclutas como astronautas con distintos tipos de discapacidad.
Crédito: ESA.

Este 17 de febrero, la ESA anunció al mundo que haría cambios en su programa de reclutamiento para las próximas generaciones de exploradores espaciales. Según nos resume la infografía publicada por la propia agencia, ahora también se reclutarán personas con diferentes discapacidades para hacer más variada la plantilla de astronautas encargados de la exploración espacial.

Específicamente, ahora se admitirán en su programa individuos con estatura menor a la promedio, con diferencias en la longitud o prótesis en sus extremidades inferiores. De este modo, esperan expandir los horizontes de la exploración espacial a un sector de la población que, hasta el momento, ni siquiera había sido considerado en este ámbito.

Astronautas con discapacidades: ¿una ventaja que no hemos aprovechado?

El título parastronauta ha llegado para identificar a estos nuevos exploradores. Gracias a ellos, el mundo de la investigación del espacio podría estarse topando con nuevas oportunidades que antes había pasado por alto.

En el pasado, se había considerado que los astronautas debían tener una perfecta condición física para poder cumplir con todas sus tareas. No obstante, una condición física “perfecta” en la Tierra no es necesariamente la equivalente del espacio, y la ESA se ha dado cuenta de esto.

Tal como le comentó la profesora de lingüística Sheri Wells-Jensen a Axios: “¿Qué es la discapacidad en el espacio? Si nadie camina, ¿a quién le importa caminar?”.

En sus palabras queda más que claro que lo que se considera un “requisito” acá, no necesariamente lo es en el espacio. Por ende, no debería ser visto como una limitante o un impedimento. De hecho se ha considerado que los astronautas con discapacidades incluso podrían traer nuevas oportunidades para la exploración espacial.

Por ejemplo, realizar una caminata espacial en microgravedad podría ser más sencillo para personas que han usado la tecnología para movilizarse en su día a día –como quienes utilizan sillas de ruedas eléctricas–. Igualmente, problemas de logística, como las idas al baño en gravedad cero no serían ni siquiera una molestia en la mente de personas que tengan una bolsa de ostomía.

El panorama ya está cambiando

Las acciones de la ESA buscan generar cambios de impacto y en poco tiempo. Es por esto que este mismo año ya veremos el inicio de la exploración espacial con astronautas discapacitados.

Como pionera en esta área, estará la parastronauta, Hayley Arceneaux, que será miembro de la tripulación de la misión Inspiration4. Cuando esta despegue, a finales del 2021, Arceneaux se convertirá en la primera astronauta con una prótesis en visitar el espacio.

Lea también:

El último grupo de astronautas de la NASA es el más variado

Escribir un comentario