Woody Allen y su esposa, Soon-Yi Previn, rompen el silencio y emiten sus declaraciones sobre el documental de HBO, ‘Allen v. Farrow’, asegurando que el trabajo de la cadena de televisión de WarnerMedia está “plagado de falsedades”.

En su conversación con The Hollywood Reporter, el director y su pareja aseguraron que los cineastas detrás del documental, Amy Ziering y Kirby Dick, no mostraron “interés en la verdad”. Al mismo tiempo, los dos acusaron a los documentalistas de “colaborar con los Farrow y sus facilitadores”.

Tanto Allen como Previn se quejaron al expresar que los cineastas del documental solo le dieron un par de día para responder a sus acusaciones en la producción, cuando solo los contactaron “hace menos de dos menos”. “Por supuesto, se negaron a hacerlo”, afirma el reporte de THR.

“Como se ha sabido durante décadas, estas acusaciones son categóricamente falsas. Varias agencias las investigaron en ese momento y descubrieron que, independientemente de lo que le hayan hecho creer a Dylan Farrow, nunca se había producido ningún abuso. Lamentablemente, no es sorprendente que la red para transmitir esto es HBO, que tiene un contrato de producción permanente y una relación comercial con Ronan Farrow. Si bien esta pieza de mala calidad puede llamar la atención, no cambia los hechos”.

En sus declaraciones, acusan a HBO de conflicto de intereses, asegurando que estarán del lado de Farrow porque existe un trato comercial con Ronan Farrow, el único hijo bilógico que Allen tuvo con la actriz Mia Farrow.

El caso de Allen v. Farrow sigue las acusaciones de Dylan, la hija de ambos, quien aseguró que su padre había abusado de ella en 1992. En el primer episodio de la docuserie de cuatro partes, la propia “víctima” habla sobre sus alegatos de incesto en contra del director.

El documental corto de HBO, ‘Allen v. Farrow’ nos permite una visión sin precedentes de Dylan y Mia Farrow, en entrevistas cercanas sobre lo ocurrido, así como la presencia de testimonios de los amigos de la familia Farrow, Casey Pascal y Priscilla Gilma, quienes confirmaron el inapropiado trato del cineasta con su hija.