Cubos con cada cara presentando el logo de una red social distinta, todos sobre una superficie de color azul.
Vía iStock.

Las plataformas online se han convertido, en este nuevo mundo digitalizado, en la nueva fuente de información predilecta del mundo. Sin embargo, estas no siempre tienen los contenidos más confiables. Por ello, los lectores y consumidores de contenido siempre deben estar a alerta. Ahora, según parece, justamente los usuarios de las redes sociales, podrían ser los más vulnerables ante la desinformación, las fake news y afines.

Esta conclusión viene de la mano de un informe realizado recientemente por el Pew Research Center. Dentro de su cuarto capítulo, el estudio desglosa información obtenida en la encuesta que realizaron a más de 9 mil estadounidenses.

Con los datos recolectados entre noviembre de 2019 y diciembre del 2020, se pudo observar que los usuarios de redes sociales, en general, estaban más informados sobre rumores y noticias falsas que acerca de verdaderos eventos del clima político o de salud de su país.

El predominio de las redes sociales en la era digital

Como ya lo hemos mencionado, las plataformas online se han vuelto en la nueva opción preferida de quienes desean informarse. Después de todo, en la web es posible encontrar noticias y datos actualizados en vivo sobre prácticamente cualquier evento relevante que capte nuestra atención.

No obstante, así como estas plataformas sirven para informar, también pueden ser grandes fuentes de confusión para la población. Destacando en este último punto, nos encontramos con las redes sociales.

Según la investigación, solo el 18% de las personas encuestadas obtenían la mayor parte de sus noticias de las redes sociales. Asimismo, los resultados arrojaron que la mayoría de las personas ya tenía una cierta desconfianza en estas plataformas –especialmente en Facebook–.

No obstante, este 18% que todavía confía en las redes sociales, podría estar expuesto a cantidades peligrosas de desinformación. Esto al menos según lo que arrojaron los resultados de las encuestas del Pew Research Center.

Los usuarios de las redes sociales son más vulnerables a la desinformación

Una segunda parte de la encuesta recientemente realizada, se diseñó para medir el conocimiento que las personas tenían sobre los eventos políticos en Estados Unidos y la situación del COVID-19. Una vez se tuvieron estos resultados, se correlacionaron con los obtenidos en la primera fase.

De allí, se pudo observar que los usuarios de las redes sociales que las tenían como principal fuente de noticias, eran víctimas más frecuentes de la desinformación. Esto debido a que tenían conocimientos vagos sobre eventos políticos reales, pero sí estaban bien enterados de rumores y noticias no confirmadas sobre el tema. Esta misma situación se repetía al indagar sobre su conocimiento relacionado al COVID-19.

Por otra parte, los individuos que seguían utilizando medios tradicionales como la televisión, la radio, los periódicos o las cadenas de noticias, tenían un conocimiento más claro de los hechos comprobados que se gestaban en el país.

Los medios tradicionales tienen sus propios inconvenientes

A pesar de que los usuarios de medios tradicionales parecen menos vulnerables a la desinformación que los de las redes sociales, la verdad es que estos tienen sus propios problemas con los que lidiar. Según los resultados de la encuesta, aquellos que preferían estas plataformas –enfocándonos en el tema político– preferían consumir noticias de medios partidistas.

En otras palabras, buscaban explícitamente proveedores de información cuyas narrativas y visiones ratificaran la opinión propia del consumidor. Poco a poco, este comportamiento también podría crear un sesgo informativo diferente; pero que, igual que con las redes sociales, de paso a la desinformación.

Lea también:

Así influyen las redes sociales en el esparcimiento de noticias sobre el coronavirus