Este fin de semana, las autoridades sanitarias de Rusia notificaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre lo que parece ser un incidente de transmisión a humanos de la cepa H5N8 de gripe aviar.

En condiciones normales, la noticia quizás hubiese pasado desapercibida, o ni se hubiese detectado. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha intensificado en tal medida los controles sanitarios para enfermedades infecciosas que es difícil hacer caso omiso de este incidente.

Siete casos de gripe aviar H5N8 en una pequeña granja en Rusia

Anna Popova, jefa del Servicio Federal de Vigilancia de la Protección de los Derechos del Consumidor y el Bienestar Humano de Rusia, brindó mayor información sobre el tema recientemente.

Los presuntos casos de transmisión humana de la gripe aviar H5N8 se detectaron en siete trabajadores de granjas avícolas en el sur de Rusia. Puede que, en otras condiciones, estos casos no hubiese generado alarma entre las autoridades, pero en medio de una pandemia como la actual, que nos ha dejado tantas lecciones, la impresión es diferente.

El laboratorio Vector, uno de los centros de biotecnología del país, ha aislado el material genético de los sietes casos llegando a dicha conclusión. Por esta razón, “han tomado rápidamente medidas para controlar la situación”, aunque los infectados “se encuentran bien”. Hasta el momento, no hay evidencia que sugiera que el virus se transmite entre los humanos.

La OMS no ha confirmado aún que realmente se traten de dichos casos, sin embargo, los funcionarios rusos reconocieron que están en contacto con las autoridades nacionales para recopilar más información. El objetivo de estas conversaciones es empezar a “evaluar el impacto” que tendría este suceso “en la salud pública”, en palabras de la misma Popova.

H5N8, una cepa de gripe aviar “poco patógena” para los humanos

La cepa H5N8, un subtipo del virus de la gripe aviar, ha mostrado ser peligrosa para las aves, tanto salvajes como de corral; sin embargo, hasta ahora, se ha mostrado poco patógeno para los seres humanos.

Pero el hecho de que no pareciera afectar a los humanos no le resta problema. Las autoridades sanitarias han luchado durante décadas contra esta cepa por sus efectos catastróficos sobre la industria avícola. En enero de 2017, por ejemplo, Francia se vio en la necesidad de sacrificar a 800.000 aves para intentar frenar la transmisión de la enfermedad, lo cual se traduce también en enormes pérdidas económicas.

A pesar de ello, es probable que muchos ni siquiera estuvieran al tanto de su existencia hasta ahora, con el reciente informe de Rusia dirigido a la OMS. Y con mucha razón, puesto que, por lo general, los humanos no se preocupan demasiado por lo que no los afecta directamente.

Tiempo para prepararnos

Ahora que Rusia parece haber encontrado por primera vez evidencia que sugiere una transmisión de la gripe aviar H5N8 a humanos, la historia puede dar un cambio drástico. Por el momento, se trata solo de un supuesto, pero la comunidad científica internacional se mantiene atenta a los próximos resultados.

Pero, como sea que resulte, Popova destaca que este tipo de pasos “da tiempo al mundo entero para prepararse” para escenarios no tan favorables para los humanos. “En el caso en que este virus fuera más patógeno y peligroso para el ser humano, y adquiera la capacidad de transmitirse de persona a persona”, sería de gran utilidad contar con tests y vacunas cuanto antes. Y para evidencia, esta y otras pandemias.

Referencia:

Russia tells WHO it has detected first case of avian flu strain in humans. https://edition.cnn.com/2021/02/21/europe/russia-h5n8-avian-flu-poultry-humans-intl/index.html

Escribir un comentario