Estimulación del hipocampo durante la terapia en colores azul, negro y rojo.
Crédito: Medical Center - University of Freiburg/AG Haas.

Un equipo de científicos del Departamento de Neurocirugía del Centro Médico de la Universidad de Friburgo y el centro de investigación BrainLinks-BrainTools ha desarrollado una nueva terapia que podría ayudar a prevenir ataques epilépticos.

Sus experimentos en ratones dotados de células con moléculas fotosensibles mostraron que la estimulación cerebral profunda usando luz puede reducir las crisis en la epilepsia del lóbulo temporal.

Pocas opciones de tratamiento contra la epilepsia del lóbulo temporal

Muchos pacientes que padecen la llamada epilepsia del lóbulo temporal no responden al tratamiento habitual con fármacos antiepilépticos. En estos casos, la siguiente opción es mucho más invasiva: una cirugía en la que se extirpan las áreas cerebrales enfermas para así eliminar el origen de los ataques epilépticos.

Sin embargo, esta alternativa tampoco ofrece una solución definitiva para la enfermedad. Apenas un tercio de los pacientes queda libre de las convulsiones tras someterse al procedimiento quirúrgico, lo que deja a muchas personas sin posibilidades de mejoría. Es por ello que la ciencia sigue indagando en alguna opción, quizás menos invasiva, para tratarlos.

Mapa de fibras y contactos sinápticos entre el lóbulo temporal y el hipocampo

Los investigadores han identificado el hipocampo como la sección cerebral patológica en la epilepsia del lóbulo temporal, y se refieren a ella como el foco de actividad epiléptica. Por esta razón, centraron su nueva terapia en ella.

Estudios previos ya habían logrado mapear el sistema de fibras y contactos sinápticos entre el lóbulo temporal y el hipocampo. También se sabe que dichas conexiones se conservan incluso aunque se haya desarrollado la epilepsia del lóbulo temporal.

Con toda esta información, el equipo usó el mapa de fibras para manipular la actividad del hipocampo de manera temporal y precisa con proteínas que se activan con la luz en ratones. Para ello, introdujeron primero en sus células una molécula fotosensible.

La terapia pudo prevenir los ataques epilépticos en ratones

Luego midieron las ondas cerebrales de los ratones y notaron que el hipocampo enfermo causante de la enfermedad mostraba una mejoría significativa. La activación rítmica de este foco a una frecuencia baja de un hercio en la terapia logró prevenir los ataques epilépticos e impidió que estos se propagaran.

“Tan pronto como estimulamos la región del cerebro con una frecuencia de un hercio, los ataques epilépticos desaparecieron”, dice la Dra. Carola Haas, líder de la investigación. “Este efecto se mantuvo estable durante varias semanas”.

En su artículo en eLife, los investigadores explican que el efecto de esta terapia contra la epilepsia se debe a la activación repetida de las células granulares que sobrevivieron en el foco de la convulsión.

Pero este estudio fue muy específico y se limitó a los ratones. En próximos trabajos se espera usar también la resonancia magnética para observar todo el cerebro durante la estimulación con luz que usa esta nueva terapia.

Referencia:

Hippocampal low-frequency stimulation prevents seizure generation in a mouse model of mesial temporal lobe epilepsy. https://elifesciences.org/articles/54518