Representación de Marte en el espacio con un fondo iluminado por una luz rojiza.
Vía Pixabay.

Cuando el rover Perseverance de la NASA aterrizó en Marte sin accidentes, Estados Unidos marcó otro punto importante para su historia de exploración espacial. Con la llegada del rover a al suelo marciano, se iniciará todo un nuevo abanico de investigaciones en la superficie del cráter Jezero que nos permitirán aprender mucho más del gran planeta rojo.

Afortunadamente, el evento de este jueves 18 de febrero fue una historia de éxito, pero ¿y si no lo hubiera sido? Entonces se habría unido a la lista de fallos que la NASA y otras agencias espaciales han tenido a lo largo de los años intentando explorar Marte.

A continuación, compartiremos contigo los accidentes más icónicos y lamentables que ocurrieron sobre la superficie de Marte. Con ellos, se perdió una oportunidad de aprender más sobre mundos distantes al nuestro, pero se ganaron lecciones con las que volver con redobladas fuerzas en los próximos intentos.

Nave Mars 4 (1973)

Fallo de la misión Marte 4 de la NASA
Vía NASA.

Para abrir este conteo, no estaremos hablando de la NASA, sino haciendo una mención especial a una de las primeras misiones de exploración de Marte realizados por la entones Unión Soviética. Desde la década de los setenta, la nación estuvo intentando explorar el suelo marciano, pero los accidentes no se hicieron esperar.

Entre ellos, el de la nave Mars 4, el cuarto intento de siete totales que se hicieron, es uno de los que más se destaca. Después de todo, el dispositivo corrió directamente hasta su destrucción –o bueno, casi–.

Durante el viaje a Marte, uno de los chips controladores se degradó y eso ocasionó que la nave no pudiera ejecutar bien sus comandos. De allí que, cuando fue momento de iniciar el descenso, los propulsores que debían disminuir la velocidad del equipo no se encendieron, así que Mars 4 solo fue más y más rápido, perdiendo su oportunidad de entrar en órbita.

Sonda Mars Climate Orbiter (1999)

Fallo del Mars Climate Orbiter de la NASA en 1999.
Mars Climate Orbiter. Vía NASA.

Por otra parte, el siguiente de los grandes accidentes que ha habido en Marte sí viene de la mano de la NASA. En esta oportunidad, la protagonista del desastre fue la sonda Mars Climate Orbiter.

Se la lanzó en 1998 y debía llegar a Marte para 1999. En el momento de su llegada, la sonda tendría que dar una vuelta al planeta para acoplarse a su órbita. Luego, una vez lista, debería enviar una señal al equipo que seguía sus movimientos desde la Tierra.

Lastimosamente, la dicha señal nunca llegó. Según parece un error en las unidades de medida de los comandos causaron un problema de manejo en la nave. Como consecuencia, esta no pudo maniobrar adecuadamente y cayó presa de la gravedad de Marte, contra cuya superficie se estrelló.

Nave Mars Polar Lander (1999)

Fallo del Mars Polar Lander en 1999.
Vía NASA/JPL-Caltech.

El años 1999 definitivamente no fue una buena época para los intentos de la NASA de explorar Marte. Su nave Mars Polar Lander, lanzada a inicios del año y que llegó al planeta rojo en diciembre, terminó teniendo un destino similar al de su sonda precursora.

En este caso, la diferencia radica en que el Mars Polar Lander sí quería aterrizar en Marte, específicamente en su polo sur. Sin embargo, otro error de programación hizo pensar al módulo de aterrizaje que ya había llegado al suelo cuando aún continuaba descendiendo. La NASA perdió comunicaciones con la nave y la buscó por tres meses, pero no se enteró de su accidentado destino sino hasta el 2000, cuando otra investigación reveló lo que le pasó al lander.

Módulo ExoMars Schiaparelli (2016)

Fallo del ExoMars Schiaparelli en 2016

Como una de las historias más recientes de accidentes ocurridos durante la exploración de Marte, debemos mencionar también a otra que no está relacionada con la NASA. De hecho esta tiene como protagonistas a la Agencia Espacial Europea y a su módulo ExoMars Schiaparelli.

Durante el 2016, se envió esta nave a Marte para probar su módulo de aterrizaje en la superficie marciana. Al final, a pesar de que llevaba algunos instrumentos de investigación científica, su meta principal era probar que era posible aterrizar sin problemas en el planeta rojo. Sobra decir que esa misión no se cumplió.

Tal como ocurrió con nave y la sonda de la NASA, problemas de programación desataron una reacción inesperada de la nave. En este caso, la computadora también creó que ya se encontraba en tierra, cuando aún estaba descendiendo. Por esto, los propulsores dejaron de funcionar y el lander descendió 2.3 millas en caída libre.

Sonda térmica InSight Mole (2020)

Para finalizar este recuento, tenemos uno de los accidentes en Marte más recientes de nuestra historia, otra vez con la NASA como personaje principal. En este caso, se esperaba hacer que la Sonda térmica InSight Mole excavara la superficie marciana y pudiera tomar muestras de las capas más internas del suelo.

Sin embargo, desde el 2019 la máquina no parecía poder enterrarse más de una pulgada en el suelo, por lo que la recolección de muestras no era óptima. A diferencia de los casos anteriores Mole no tuvo un fin trágico sino uno lento y aburrido que se dio luego de que la NASA oficialmente se rindiera con su misión en el 2020 y le dieran un retiro permanente.

Asimismo, en esta ocasión el problema no estuvo en la programación de la máquina, sino en lo que esperaban encontrarse bajo la superficie del suelo de Marte. Allí donde se estimó que habría rocas suaves, se toparon con un material de densidad similar a la del cemento, por lo que Mole nunca pudo poner en práctica sus habilidades.

Lea también:

NASA: el rover Perseverance ha aterrizado exitosamente en Marte