Fotos de piernas femeninas enjabonadas sobresaliendo de una tina de baño llena junto a una ventana con vista a un paisaje natural.
Vía Getty Images.

Bañarnos es parte de nuestra rutina de higiene personal diaria y, realmente, es poco común que pasemos mucho tiempo meditando sobre ella. Pero, aun así es posible que nos surjan dudas o sintamos curiosidad por saber si nuestras rutinas son las adecuadas. De allí que sea posible que te preguntes cuál debería ser la duración correcta de un baño.

Para poder determinarlo, la reconocida doctora en dermatología Rajani Katta dio su perspectiva. En la actualidad, trabaja en la escuela de medicina Baylor y en la escuela de medicina McGovern de la Universidad de Texas, Houston.

Además, de esto también dirige su propia fundación, Katta Dermatology, y su página web, desde donde comparte su conocimiento. Gracias a sus observaciones, recogidas por el portal The Dollar Shave Club, ahora podemos tener una idea más clara no solo de lo que debería durar un buen baño, sino de cómo prepararlo para cuidar nuestra piel.

¿Cómo preparar el baño perfecto?

Uno de los principales temas que resalta la Dra. Katta es la temperatura del baño. Comenta que si esta es demasiado alta, terminaremos haciendo daño a nuestra piel, ya que la deshidrataremos muy rápido.

Por este motivo, comenta que si vamos a bañarnos, procuremos que la temperatura del agua no sea superior a los 37,7 °C. Ahora, si la duración del baño será particularmente larga, entonces la opción correcta sería bajar la temperatura un poco más, de forma que no se deba exponer a la piel por tanto tiempo al calor.

Es cierto que la ciencia nos ha confirmado que un baño caliente es excelente para relajarnos. Pero, acá es donde la Dra. Katta recalca que, los beneficios del baño solo se verán si mantenemos la temperatura del agua a niveles adecuados.

¿Cuál es la duración correcta que debería tener un baño?

Ahora, cuando hablamos de tiempo, la Dra. Katta comenta dos cosas. En primer lugar, realmente no hay muchas restricciones a la hora de decidir cuánto tiempo pasaremos en la tina.

Sin embargo, comenta que la duración correcta de un baño destinado a relajar nuestro cuerpo es, en promedio, de media hora. Durante estos 30 minutos, el agua tibia debería haber dilatado nuestros vasos sanguíneos y relajado nuestros músculos. Por ende, probablemente sea todo lo que necesitemos para sentirnos físicamente renovados al salir del baño.

Ahora, si vamos a usar el tiempo en la bañera no solo para relajar el cuerpo, sino también la mente –y rumiar el problema existencial de turno– entonces es posible que queramos hacer el baño más largo. Eso sí, deberemos estar conscientes de que todas las bacterias, células muertas, sudor y suciedad que nos hemos quitado durante el baño, inevitablemente estarán flotando en el agua de la tina.

Con esto claro, el tiempo extra que queramos estar nadando entre nuestros propios gérmenes quedará totalmente a nuestro juicio.

Lo que debes saber para cuidar tu piel al salir del baño

Una vez sales del baño, ya sea que hayas optado por la duración correcta para relajarte o te hayas quedado más tiempo, lo más probable es que el agua caliente haya hecho su trabajo y abierto tus poros. Lastimosamente, al hacerlo, también pudo haber absorbido mucha de la humedad de tu piel, dejándola potencialmente reseca.

Para evitar este problema, una vez salgas del baño, lo mejor que podrás hacer será aplicar un producto humectante sobre tu piel. De esta forma, le devolverás su humedad el tejido y podrás disfrutar de la relajación que te brindó el baño, sin tener que preocuparte después por tener la piel reseca o muy frágil.

Lea también:

¿Preocupado por tu olor? Te explicamos cómo saber si hueles mal