Una persona viendo a través del agujero de un un tablero
Vía: Shutterstock

Como bien es sabido durante la pandemia del COVID-19 nuestro estilo de vida ha cambiado. De hecho, muchas personas han trasladado su oficina a casa para seguir cumpliendo con sus funciones laborales y evitar que el sector al que prestan servicio se detenga. Sin embargo, a medida que se acrecientan estas actividades, crece la necesidad por parte de los empleadores de supervisar a su personal. Por ende, las empresas recurren a softwares de monitorización para controlar trabajos remotos.

El hecho de implementar tecnologías de monitoreo para supervisar al personal se convierte en una situación bastante controversial. Esto debido a que los trabajadores pueden sentir que sus empleadores violan su privacidad. Mientras que sus jefes lo hacen como una forma de garantizar que realmente cumplan con sus funciones. Sin duda, es un tema que llama al debate.

Las empresas han venido utilizando tecnologías no invasivas para comunicarse con sus empleados

Hasta ahora, las compañías han logrado funcionar con éxito, además de mantener una comunicación efectiva con sus empleados. En parte, se debe al uso de tecnologías no invasivas como aplicaciones de mensajería y videoconferencia. Sin embargo, surge la necesidad de ir más allá.

Como bien comenta ZdNet, existen gerentes con mayor deseo de visualizar el trabajo remoto de sus trabajadores, por lo cual han “comenzado a buscar medios más completos para llevar un registro detallado” de las actividades que ejecutan sus empleados. “Eso significa un interés renovado en el software de monitoreo y administración remota”.

Cuando hablamos de softwares de monitoreo nos referimos a tecnologías que ayudan a las empresas a supervisar las actividades de sus empleados y analizar su productividad.

Una persona usando una portátil sobre un escritorio

Sin embargo, tienden a ser invasivas, puesto que pueden monitorear los sitios web que visitan a los trabajadores, así como las aplicaciones que usan, incluso pulsaciones de teclas y sesiones de escritorio. Una situación que pone en riesgo la comodidad de los empleados al sentir esa presión de vigilancia constante.

Una de cada cinco empresas usa softwares de monitoreo

Una investigación llevada a cabo por investigadores de Skillcast y YouGov en 2020 reveló que una de cada cinco empresas usa softwares de monitoreo para supervisar a sus trabajadores. En respuesta, un estudio aplicado para por el Congreso de Sindicatos del Reino Unido (TUC) indicó que “uno de cada siete empleados” habían informado que las tecnologías de monitorización habían aumentado desde el comienzo de la pandemia.

Ilustración de una persona sentada en un escritorio usando una PC mientras es vigilado por una cámara

Esta práctica es legítimamente aceptada, no obstante no ha tenido el crecimiento esperado, por las quejas de los empleados en cuanto a su privacidad. Al respecto, Andrew Pakes, director de comunicaciones e investigación del sindicato profesional Prospect comenta:

“Creo que existen grandes interrogantes sobre cómo la tecnología está cambiando nuestra relación con el trabajo y con los empleadores, pero también la velocidad a la que se está introduciendo. Durante COVID-19, hemos visto este creciente interés en el uso de tecnología digital para respaldar el trabajo remoto y, de muchas maneras. Esto ha sido un beneficio real para apoyar y conectar a las personas. Pero junto con el uso positivo de la tecnología, ‘ he visto esta preocupante tendencia de vigilancia intrusiva y la prisa por utilizar estas nuevas formas de software”.

Empresas como Microsoft están introduciendo estas herramientas de vigilancia basadas en el trabajo de sus empleados. De igual modo, otras tecnologías hacen lo propio, para muestra, el software de Teramind. Este no solo monitorea la productividad del usuario, también analiza la pérdida de datos y herramientas de detección de amenazas para empleadores.

Ante esta situación, las organizaciones deben ser claras sobre cuáles son los derechos de los trabajadores y realmente hasta qué punto llega el monitoreo remoto de sus actividades.

Lea también:

¿Cómo podría cambiar el teletrabajo el futuro de las empresas y sus empleados?