Un equipo de científicos ha estado evaluando la forma en que los avances tecnológicos y, específicamente, la ciencia multidimensional, podrían cambiar totalmente la forma en que se conceptualiza el mundo actual. En este sentido, el cambio de modelos bidimensionales a tridimensionales parece el futuro de la ecología.

En su artículo en la revista Bioscience muestran cómo la integración de modelos tridimensionales creados a partir de datos recolectados de forma remota puede ser de gran utilidad para los próximos estudios ecológicos en diferentes paisajes de nuestro planeta.

Las limitaciones en los estudios del paisaje en la Tierra

La mayoría de los estudios de ecología realizados hasta ahora se han realizado de manera bidimensional (en dos dimensiones, 2D), una estrategia que se enfoca en superficies planas en lugar de estructuras tridimensionales (en tres dimensiones, 3D). Por supuesto, esto debido a las limitaciones humanas y tecnológicas a la hora de estudiar los lugares y especies de más difícil acceso para los investigadores.

Modelo 3D de un paisaje marino.
Terreno marino sin mar en un modelo 3D que muestra el color del suelo oceánico. Crédito: Greg Asner, Centro de Descubrimiento Global y Ciencias de la Conservación, Universidad Estatal de Arizona,

Pero los avances en tecnologías de detección remota de alta resolución de los que gozamos ahora pueden, sin lugar a dudas, cambiar la forma en que se estudian diferentes ámbitos de nuestro planeta.

La altimetría láser, los sensores acústicos y la fotogrametría, por ejemplo, son tres tecnologías que permiten mapear la compleja estructura de los ecosistemas en la Tierra de manera tridimensional. Con ellos, los científicos pueden recolectar datos, mapearlos y a partir de ellos crear modelos muy realistas de los entornos de interés.

“Nos centramos en la estructura 3D de alta resolución, utilizando ejemplos terrestres y marinos para ilustrar cómo se logran los avances más avanzados en la ecología del paisaje a través de la fusión de datos novedosos, el análisis espacial, y la geovisualización de datos ambientales puede proporcionar nuevos conocimientos ecológicos”.

Los modelos en 3D pueden impulsar el avance en estudios de ecología

Los avances en teledetección de alta resolución y procesamiento de datos permiten modelar la superficie de la Tierra; esto sin que sea imprescindible llevar a cabo procedimientos que expongan la seguridad de los investigadores y los equipos en juego.

Gracias a ello, ahora es posible modelar la superficie de la Tierra en toda su complejidad, tanto por encima como por debajo del agua, lo que permite modelar tanto paisajes terrestres como marinos.

Podemos mencionar como ejemplo el estudio de un cráter de permafrost gigante en Rusia casi prístino que reseñamos recientemente. Los investigadores usaron pilotaron un dron en su interior para obtener datos que les permitieran crear un modelo 3D para observarlo con mayor detalle.

Modelos multidimensionales permiten estudiar el paisaje marino y terrestre

La necesidad de comprender mejor la ecología de los paisajes marinos y terrestres eventualmente ameritará nuevas herramientas que faciliten el trabajo sin comprometer la confiabilidad de la información, y los modelos 3D son una opción viable para diferentes campos.

Por ejemplo, con ellos se podría estimar el secuestro de carbono de manera más amplia, cuantificar la estructura de los hábitats, cartografiar los recursos que alojan los ecosistemas e incluso modelas consecuencias del cambio climático.

Esto, al mismo tiempo, ayudará a los investigadores a desarrollar planes de conservación y gestión mas realistas y mejor enfocados. De este modo, los encargados de la toma de decisiones podrán incluirlos en sus políticas gubernamentales y establecer regulaciones que favorezcan su cumplimiento.

Referencia:

Advancing Landscape and Seascape Ecology from a 2D to a 3D Science. https://academic.oup.com/bioscience/advance-article-abstract/doi/10.1093/biosci/biab001/6129935

Escribir un comentario