Lo que decimos y cómo lo decimos tiene, indudablemente, un efecto sobre quienes nos rodean. De allí que con los años hayamos aprendido la importancia de la oratoria y la retórica cuando vamos a comunicarnos con otros. Si quieres conocer mejorar la tuya, acá te señalamos unas palabras que deberías eliminar de tu vocabulario este 2021.

Con el tiempo, hemos aprendido que rasgos negativos como el egoísmo, el engaño o la agresividad no nos llevan a nada. Ahora, también vemos cómo las palabras con connotaciones negativas o minimizantes también truncan nuestro desarrollo y modifican cómo nos perciben los demás.

De allí que si queremos mejorar nuestra imagen personal y la forma en la que nos comunicamos, lo mejor que podremos hacer será decir adiós a estas palabras y frases:

“Si”

Acá no hablamos de la afirmación “sí”, sino del condicional “si” que implica una posibilidad futura que no se ha concretado. Definitivamente, el 2020 tuvo que ser un año de pausa y podríamos haber tenido de incluir muchos “si”s en nuestro vocabulario, ahora es momento de eliminar por completo esas palabras de él.

Ya no será “si pudiera hacer ese curso”, “si visitara a tal persona”, “si hablara con esta otra”. En este 2021, es momento de traer acciones y hechos concretos de vuelta a nuestra vida, por eso haremos ese curso, visitaremos a esa persona y hablaremos con la otra, sin condicionales.

“Yo creo”

Aunque “yo creo” es una forma común de expresar nuestra opinión, no siempre es la mejor alternativa en todos los ambientes. De hecho, existes entornos en donde es mejor tomar estas palabras y eliminar su existencia de nuestra memoria y vocabulario.

Por ejemplo, cuando vas como líder a hablar con tu equipo de trabajo, el “yo creo” le quitará fuerza a tus comentarios. “Yo creo que este año será mejor” nunca tendrá tanta fuerza como “Este año será mejor”, sobre todo porque nuestros cerebros están naturalmente preparados para preferir hechos. De allí que lo mejor que podamos hacer sea adueñarnos de nuestro mensaje y hablar con certeza.

“Solo”

Esta mera palabra es capaz de quitarle toda la fuerza e importancia a una acción o a un cargo. Con decir, “solo soy el coordinador del equipo” ya estás bajando la importancia de tu rol en la mente de tu interlocutor, por lo que su valoración de tu desempeño o trabajo también será mejor.

Igualmente, decir “yo solo hice esto o lo otro” puede terminar teniendo el mismo efecto, restándole importancia y valor a tu contribución. Si quieres mejorar la forma en la que los demás te perciben, entonces es imperante que comiences a eliminar estas palabras de tu vocabulario.

“Suficiente”

Aunque por sí sola la palabra suficiente no tiene un efecto negativo, el contexto en el que se la use se lo puede dar. En un momento de transformación y superación tan crucial como el 2021, “hacer lo suficiente” será quedarnos cortos.

Una mentalidad que busca “lo suficiente” se está colocando automáticamente en lo más bajo de la barra. Después de haber estado encerrados todo el 2020, este 2021 es nuestro momento para salir del molde, superar la barra e ir más allá, excediendo nuestras propias expectativas y logrando nuestras metas con creces en el proceso.

“Debería o deberías”

También necesitamos eliminar este tipo de palabras de nuestro vocabulario por la carga que llevan. Al decirle a alguien más “deberías hacer esto” se le está colocando un peso, una responsabilidad o una obligación con una frase. Si bien es cierto que todos tenemos deberes, la forma de asignarlos o recordarlos hará la diferencia sobre cómo son recibidos.

Por otra parte, decirnos a nosotros mismos “debería iniciar tal proyecto o terminar tal tarea” en sí no tiene un problema. No obstante, al igual que en el caso anterior, la palabra pone un peso sobre la situación que hace que la tarea se sienta como una obligación y que probablemente nos estrese más a la hora de planearla y realizarla.

“Podría”

Esta palabra tiene el efecto contrario a “debería”. Allí donde la anterior es muy determinante, esta peca de demasiado laxa. Un “podría” no es una afirmación ni una negación. Un poco como el “si”, se trata simplemente de una posibilidad.

Lo mejor que podemos hacer sería eliminar estas palabras de nuestro vocabulario y reemplazarlas con elementos más fuertes como “puedo”. En la primera, vemos apenas la posibilidad, mientras que en “puedo” vemos el deseo, la voluntad, el intento, se trata de algo mucho más concreto, palpable y que se siente más real.

“Algo”

En este caso, hablamos de esta como una de las palabras a eliminar de tu vocabulario en casos muy específicos. Es decir, cuando la utilizamos como medida de nuestra voluntad o certeza sobre algo.

“Estoy algo segura”, “tengo algo de disposición para ir”… otra vez, frases como estas están vacías cuando buscamos el intento o la verdadera disposición, ya que realmente no nos dan casi información. Para casos como estos, es mejor ser más claro y directo. Por ejemplo se puede hablar de que estamos “75% seguras” o de que tenemos “muy poca disposición para ir”.

“Pero”

Esta era simplemente infaltable en nuestro conteo. El “pero” es un anulador del mensaje, de nuestra voluntad e incluso de lo que queremos transmitir.

“Es muy amable, pero un poco amargado”, el mensaje que llega al final es “nun poco amargado”. Igualmente, en otras circunstancias como “me encantaría verte, pero estoy ocupado” pasa lo mismo, la única parte del mensaje que sobrevive es el final.

Acá lo mejor que podemos hacer es reemplazar el pero con otras palabras menos minimizadoras. Como un ejemplo, tenemos el conector “y”. Claramente no en todas las situaciones funcionará, pero es cuestión de ir adaptándonos para poder expresar nuestra opinión completa, sin matar nuestro mensaje en el camino: “Es muy amable aunque un poco amargado”, “me encantaría verte, es una pena que este ocupado”.

“No hay nada que pueda hacer”

Esta frase, desde el principio, es simplemente una mentira que nos decimos a nosotros mismos. Al usarla elegimos conformarnos, ser víctimas de una situación de la que no tomamos parte.

Realmente, habrá casos en los que las cosas se salgan de nuestro control o alcance. Aun así, siempre habrá algo que podamos hacer, sin importar lo pequeño que nos pueda parecer, será un avance, una mejoría o una ayuda.

“No entiendes”

Eliminar estas palabras de nuestro vocabulario en el 2021 será vital. Con esa única frase, cancelamos o limitamos el acceso que podríamos tener a la perspectiva de otra persona. Al decir esto, invalidamos su opinión, su visión y sus posibles pensamientos en el área.

Con esto, no solo nos cerramos a nuevas ideas, sino que también cortamos brechas de comunicación con la otra persona, que probablemente pueda sentirse ignorada, incomprendida y poco apreciada. Acá, lo mejor que podemos hacer es tener un enfoque abierto e invitar al diálogo. Incluso si una persona no es totalmente conocedora de un tema, no implica que no pueda reflexionar sobre él y dar opiniones valiosas.

¿Por qué justo estas palabras y frases?

Estas recomendaciones que te hemos presentado no vienen al azar. De hecho, la primera en hacerla fue la coach de oratoria Terre Short, quien ya tiene más de 30 años ejerciendo su profesión.

En la actualidad, cuenta con dos libros publicados ‘Las palabras que elegimos: tu guía a cómo y por qué las palabras importan’ y ‘Las palabras que elegimos: ¿por qué importan?’; además de infinidad de artículos en la web. Ha sido justamente gracias a su visión y a sus recomendaciones que se han señalado específicamente estas frases y palabras como las que deberíamos eliminar de nuestro vocabulario para mejorar nuestras capacidades como oradores.

Escribir un comentario