Parche de monitoreo general colocado en el cuello de una mujer.
Crédito: UC San Diego.

El mundo de la medicina ha evolucionado sustancialmente en las últimas décadas –y continúa haciéndolo incluso en este momento–. Por este motivo, constantemente nos encontramos con innovaciones capaces de revolucionar el sector de la salud. Tal es el caso de este nuevo parche cutáneo de monitoreo general, que pone sobre la mesa un sinfín de nuevas posibilidades para la medicina moderna y postpandémica.

Los creadores detrás de este parche son parte de los laboratorios de investigación de la Universidad de California en San Diego (UC San Diego). Una vez su prototipo estuvo listo y probado, los ingenieros dieron a conocer su nueva propuesta a través de la revista científica Nature Biomedical Engineering.

Así es el parche cutáneo de monitoreo general

Parche de monitoreo general completo, sostenido por una mano enguantada.
Crédito: UC San Diego.

El parche cutáneo de monitoreo general creado por los ingenieros está diseñado para ser tan suave, como elástico. Como consecuencia, se convierte en un elemento adaptable que puede adherirse con facilidad al cuello de los pacientes sin causarles molestias.

Una vez situado, el parche puede comenzar su actividad como uno de los monitores portátiles y no invasivos más completos que existen. Esto debido a que cuenta con la capacidad de registrar no solo las señales cardiovasculares sino también múltiples niveles bioquímicos de organismo. Hasta la fecha, este se trata no solo del primero, sino del único en su tipo.

¿Cómo funciona?

Para funcionar, el equipo cuenta con tres sensores, uno cardiovascular y dos químicos. El primero mide la presión arterial, así como la frecuencia cardiaca. Por su parte, el segundo registra los niveles de cafeína, alcohol y lactado en el sudor. Finalmente, el tercero se enfoca en el nivel de glucosa en el líquido intersticial.

Por su diseño, el parche solo puede medir las señales de tres elementos por vez (uno por cada sensor). Debido a esto, no se puede obtener una lectura simultánea de todo lo antes mencionado. Sin embargo, sí se podría por ejemplo, medir la presión arterial en relación con los niveles de cafeína y de glucosa en la sangre.

Gracias a esto, igualmente se obtendría una apreciación mucho más profunda de lo que ocurre en el organismo que la que ofrecen las máquinas de medición actuales.

Una alternativa de monitoreo menos invasiva

Acercamiento al parche de monitoreo general colocado sobre la piel.
Crédito: Wang lab/UC San Diego.

Un detalle que hace destacar al parche cutáneo de monitoreo general entre las opciones existentes es su naturaleza no invasiva. En la actualidad, para poder obtener muchos de los valores que mide el parche, en los hospitales se utilizan catéteres y demás, unidos a monitores, uno por cada elemento medido.

Ahora, con el parche cutáneo, ya esto no sería un problema, con la sola colocación del parche en el cuello de los individuos, este comenzaría a registrar los diferentes datos químicos y cardiovasculares de su organismo. En consecuencia, solo habría que conectar una máquina al parche, y desde allí se podrían obtener todas las lecturas necesarias, sin necesidad de perturbar de más al paciente.

Un nuevo dispositivo, múltiples oportunidades

Con la creación de este parche cutáneo de monitoreo general, también ha nacido un nuevo abanico de posibilidades en el mundo de la medicina. Por ejemplo, el dispositivo podría usarse como un elemento de seguimiento personalizado que cada persona podría controlar desde su hogar. De esta forma, solo acudirían al médico si notaran algo raro –y lo harían con tota la información básica necesaria como para facilitar el diagnóstico–.

Igualmente, las opciones de monitoreo remoto también se vuelven mucho más viables. Como un ejemplo, se podría utilizar tanto como para mantener una vigilancia lejana de pacientes ambulatorios con COVID-19 como para aquellos en unidades de cuidados intensivos que requieren atención constante.

La innovación no para

Para los ingenieros, la creación de este parche cutáneo de monitoreo general no es el fin, sino el principio. De hecho, en estos momentos ya se encuentran trabajando en un nuevo modelo capaz de funcionar con más sensores. Con esto, se podrían obtener lecturas simultáneas de más de tres valores.

Asimismo, en estos momentos, para que el parche funcione, este aún necesita conectarse y cargarse con una máquina externa. Por esto, como una próxima meta, los ingenieros esperan poder hacer del parche un elemento autónomo que no requiera de ningún tipo de carga o conexión para hacer su trabajo.

Referencia:

An epidermal patch for the simultaneous monitoring of haemodynamic and metabolic biomarkers: DOI:10.5281/zenodo.4433219