Doctor revisando el oído de un hombre chequeando que no tenga pérdida de la audición.
Vía StockSnap.

Con el paso de los años, hemos diseñado formas cada vez más eficientes de tratar diversas enfermedades que antes se creían incurables. No obstante, aún es mucho lo que podemos aprender para mejorar en esta área. Como un claro ejemplo de esto, tenemos el tratamiento con cisplatino que, con un simple ajuste, podría seguir usándose contra el cáncer sin causar problemas como la pérdida auditiva.

Una nueva investigación publicada en The Lancet Child & Adolescent Health aborda justamente este tema. Dentro de ella, los investigadores del Los Angeles Children’s Hospital llevaron a cabo el que se ha reconocido como el estudio en el área más grande hasta la fecha.

En este, el equipo recolectó los datos de 1.400 niños y adolescentes de 18 hospitales distintos entre Estados Unidos y Canadá. Gracias a la información recabada, fue posible dar un vistazo mucho más general a un problema que, hasta ahora, no se había podido estudiar tan detalladamente.

¿Por qué seguir utilizando un tratamiento contra el cáncer que causa perdida auditiva?

El detalle con el tratamiento de cisplatino es que realmente no causa pérdida auditiva en todos los pacientes que lo reciben. De hecho, se ha usado por décadas tanto para niños como para adultos y ha mostrado niveles de riesgo entre l 20 y el 90% para el desarrollo de problemas auditivos.

Justamente por estas fluctuaciones, es difícil catalogar al tratamiento como totalmente riesgoso, sobre todo cuando es tan efectivo para tratar el cáncer –con un particular efecto positivo en niños y adolescentes–. De allí que los investigadores vieran la necesidad de ahondar en el tema para descubrir realmente qué relaciona al cisplatino con la pérdida auditivita.

Sobre el uso del cisplatino en el cáncer infantil

Para este momento, el tratamiento del cáncer con cisplatino suele ser el camino para al menos la mitad de los casos infantiles, incluso con un riesgo latente de pérdida auditiva. Ahora, con la nueva investigación, ha sido posible determinar exactamente qué desata dicho problema. Por lo que, como consecuencia, pueden comenzar a desarrollarse formas de contrarrestarlo.

Según la investigación, el 44% de su muestra se mostró propensa a tener pérdida auditiva moderada o grave luego de recibir el tratamiento contra el cáncer. Midiendo los factores influyentes, los investigadores notaron que realmente las altas dosis de cisplatino tenían un efecto potenciador en el desarrollo del problema. Esto incluso cuando, al final del tratamiento, la cantidad total era la misma que la de aquellos que tuvieron dosis más frecuentes pero pequeñas.

Igualmente, notaron que las mezclas de cisplatino y vincristina –otro medicamento para la quimioterapia– fueron más comunes en los tratamientos de los niños o adolescentes que mostraron después pérdida auditiva. Por este motivo, también se llegó a asociar este fármaco con el desarrollo de problemas auditivos.

¿Qué cambia?

Los investigadores recalcan que el cáncer infantil es particularmente difícil de estudiar debido a que no se registran tantos casos como el adulto. Como resultado, se hace mucho más complicado el realizar investigaciones con muestras grandes cuyos resultados se puedan extrapolar.

Para este caso, el estudio sí contó con los suficientes participantes como para generalizar sus resultados. De allí que ahora la medicina pueda contar con una nueva fuente de información para personalizar los tratamientos.

De esta forma, se podría determinar el mejor método para usar el cisplatino en los pacientes más compatibles. Así, se podrían maximizar los resultados y minimizar riesgos como la pérdida auditiva durante el uso de este tratamiento contra el cáncer.

Referencia:

Prevalence and risk factors for cisplatin-induced hearing loss in children, adolescents, and young adults: a multi-institutional North American cohort study.: DOI: 10.1016/S2352-4642(21)00020-1