Gato agazapado entre la hierba a punto de cazar.
Vía Wikimedia Commons.

Los felinos son, sin duda, unas de las mascotas más populares en el mundo, al igual que los perros. Sin embargo, ellos tienen necesidades particulares que nuestros amigos los canes no presentan. En general, el instinto de los gatos los predispone a cazar, incluso cuando en caza nos ocupamos de que tengan una dieta balanceada.

En esencia, esto no debería ser un problema. Sin embargo, estudios anteriores han demostrado que los gatos domésticos pueden ser un peligro para la vida salvaje, debido a sus propios hábitos de cacería.

Por este motivo, buscando una forma de mantener a nuestros amigos felinos felices, y de proteger al ambiente, se desarrolló un estudio que se ha publicado recientemente en Current Biology. Detrás de él estuvieron los investigadores Martina Cecchetti, Sarah L. Crowley, Cecily E.D. Goodwin y Robbie A. McDonald. Gracias a ellos, ahora podríamos contar con nuevas alternativas para evitar que nuestros gatos salgan a cazar tan seguido.

El peligro de dejar a tus gatos cazar a sus anchas

Como ya sabemos, las tendencias cazadoras de los gatos ponen en riesgo la vida salvaje. Sin embargo, en todas partes este problema no se presenta igual. Como uno de los lugares más afectados, tenemos a Australia, cuya fauna salvaje está en verdadero riesgo debido a los gatos y zorros. De hecho, según las cifras citadas por los investigadores británicos, los gatos domésticos nada más acaban con 1.5 mil millones de animales salvajes durante sus cacerías.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Se ha intentado ayudar a los gatos a dejar de cazar tanto a través de cambios en su dieta, estilo de vida y hasta permisos para salir al exterior. Pero, ¿cuál de estos es realmente más útil?

Para poder determinarlo más claramente, los investigadores bretones estudiaron el comportamiento, alimentación y estilo de vida de 355 gatos distribuidos en 219 hogares de Inglaterra. Luego de esto, se dividieron en diferentes grupos a los que se les aplicarían distintos mecanismos de “control” para intentar disminuir sus impulsos cazadores.

A 30 felinos se les dio un “cascabel” de forma que no pudieran emboscar a sus presas. Otros 33 utilizaron un collar conocido como “birdsbesafe” (aves manténgase a salvo), que se destaca por sus vibrantes colores.

Seguidamente, 41 gatos jugaron con un “juguete rompecabezas” que los hace jugar para obtener un premio. Finalmente, otros 40 gatos tuvieron una dieta más rica en carnes y los últimos 38 jugaron cada día con sus dueños durante 10 minutos más de los habituales.

Al final, los investigadores compararon los resultados de cada una de las técnicas y se toparon con dos claros ganadores.

Cambiar la dieta de sus gatos puede ayudarlos a cazar menos

Diferentes estrategias usadas para que los gatos dejaran de cazar.
Crédito: El suministro de alimentos con alto contenido de carne y el juego de objetos reducen la depredación de los animales salvajes por los gatos domésticos Felis catus. Current Biology, 2021.

En primer lugar, se encontró que los gatos que tenían una dieta alta en carnes tenían menos propensión a cazar. Como resultado, el número de presas que llevaron a sus hogares fue 36% mayor.

Con esto, se vio que el organismo de los felinos podría estar necesitando más proteínas provenientes de la carne, de las que ya están colocadas en los alimentos gatunos habituales. Habría que hacer más investigaciones a futuro para determinar qué es exactamente lo que les hace falta y cómo dárselos sin aumentar el actual consumo de carne –que es uno de los causantes de problemas como el cambio climático–.

Un estilo de vida más activo también puede ser útil

Por otra parte, el cambio en la dieta no fue la única ayuda que tuvieron los gatos para dejar de cazar. De hecho, la investigación reveló que un aumento en su actividad física también puede ser beneficioso. Específicamente, si los dueños jugaban intensamente con sus mascotas por 10 minutos cada día, la cantidad de presas llevaba a casa disminuía en un 25%.

Otras ideas

Cabe mencionar que, en términos de porcentaje, el collar birdsbesafe fue más efectivo para hacer que los gatos dejaran de cazar que el ejercicio o la dieta. No obstante, el efecto solo fue notorio cuando se hablaba de aves.

En otras palabras, el 41% de disminución solo se vio en las presas emplumadas y no hubo cambios en el número de mamíferos llevados a casa. De allí que los anteriores dos se consideren como más efectivos, ya que su porcentaje abarca todos los tipos de presas de forma general.

Al final del día, cada una de las opciones –excepto el juguete rompecabezas– colaboró de una u otra forma para evitar que los gatos cazaran tantas presas. Curiosamente, solo el juguete pareció mostrar el efecto contrario hasta aumentando el número de cacerías de los felinos.

¡Atención! No podemos olvidar

Estas ideas no son una solución, pero sí una ayuda. Por un lado, cada una de ellas ayudó a recudir el número de presas que los gatos llevan a casa, pero estas son apenas un pequeño porcentaje de lo que ellos cazan durante el día. Debido a esto, evitar que lleven tantas cacerías a sus hogares es tan solo una parte del problema.

Referencia:

Provision of High Meat Content Food and Object Play Reduce Predation of Wild Animals by Domestic Cats Felis catus: https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.12.044