Anticuerpos acercándose al coronavirus dentro de un cuerpo para atacarlo.

Bien sabemos que la respuesta inmunitaria es clave para la recuperación en enfermedades con COVID-19. Ahora un nuevo estudio ha confirmado algo de vital importancia en la pandemia actual: la mayoría de las personas puede producir anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus SARS-CoV-2 tras desarrollar la COVID-19.

Los hallazgos, publicados en la revista PLOS, demuestran que la mayor parte de la población tiene una especie de protección natural contra el patógeno, aún a pesar de los contagios. Pero más importante aún, apoyan el uso de las terapias basadas en anticuerpos monoclonales tanto para prevenir como para tratar la infección.

El papel de los anticuerpos neutralizantes para proteger contra COVID-19

Los científicos creen que los anticuerpos neutralizantes que se dirigen específicamente al punto en el que la proteína espiga del coronavirus SARS-CoV-2 se une al receptor de unión de la célula son la clave para controlar la infección.

Muchos pacientes diagnosticados con COVID-19 son capaces de producir anticuerpos neutralizantes contra el dominio RBD durante la infección con el coronavirus. Sin embargo, como han explicado los expertos en varias oportunidades, la respuesta puede ser más o menos intensa y duradera dependiendo de los pacientes.

De modo que algunos pacientes pueden desarrollar una inmunidad robusta que los proteja durante un buen tiempo aunque se expongan al patógeno, mientras que otros corren mayor riesgo de reinfectarse. Pero hasta el momento, los mecanismos y factores que subyacen esta dinámica aún no son bien comprendidos.

Comparando la respuesta de anticuerpos y células B de pacientes con coronavirus

A la izquierda, células infectadas con el coronavirus SARS-CoV-2 en color violeta, y a la derecha células tratadas con anticuerpos en color azul.
A la izquierda, células infectadas con SARS-CoV-2 sin tratar; a la derecha, células tratadas con anticuerpos neutralizantes. Crédito: PLOS Pathogens, CCBY 4.0.

En un intento por determinarlo, los investigadores aplicaron una serie de moleculares y bioinformáticas para observar con detalle la respuesta inmunitaria de varias personas. Compararon las respuestas de las células B en ocho pacientes con COVID-19 grave con la de 10 pacientes con síntomas leves, pero 1,5 meses después de que estos se recuperaron de la infección.

Descubrieron que los pacientes que estuvieron más enfermos mostraron concentraciones más altas de anticuerpos específicos contra la unión RBD, así como una presencia más amplia de células B. Además, entre los 22 anticuerpos clonados de dos de los pacientes incluidos en el estudio, seis mostraron una neutralización poderosa contra el SARS-CoV-2.

Producir anticuerpos es crucial en la lucha contra el coronavirus

Luego, los resultados del análisis bioinformático confirmaron una idea que puede ser especialmente útil en la actual pandemia: la mayor parte de la población será capaz de producir anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus incluso en casos graves.

Es por ello que apuntan a los cócteles de anticuerpos como tratamiento potencial para la infección en entornos clínicos. Este podría incluso ser útil para prevenir futuras infecciones.

Referencia:

Multi-clonal SARS-CoV-2 neutralization by antibodies isolated from severe COVID-19 convalescent donors. https://journals.plos.org/plospathogens/article?id=10.1371/journal.ppat.1009165