Adolescente caucásico durmiendo de lado cubierto con una cobija de rayas.

Muchos estudios han confirmado que el sueño juega un papel clave en la salud mental de las personas en diferentes etapas de su vida, pero un nuevo trabajo recuerda su importancia para los adolescentes.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Australia del Sur ha confirmado que el sueño está intrínsecamente vinculado a la salud mental de los adolescentes. Por ende, es necesario que padres, médicos y educadores hagan énfasis en este punto en particular para ayudarlo a lidiar con los cambios y conflictos típicos de su etapa.

El sueño deficiente afecta negativamente la salud mental de los adolescentes

En su artículo, el Dr. Alex Agostini cataloga de bidireccional la relación entre el sueño y la salud mental en cualquier etapa. El simple hecho de dormir lo suficiente puede favorecer tanto la salud física como la salud mental, mejorar nuestras defensas inmunitarias y garantizar un buen desempeño a diario.

Pero en el caso de los adolescentes, el sueño es fundamental para su salud mental. La etapa que atraviesan está llena de cambios físicos y psicológicos que merece aprovechar todos los beneficios de una correcta higiene del sueño.

En este sentido, dormir al menos ocho horas de sueño cada noche es primordial. De romper este esquema, reduciendo significativamente las horas de sueño, aumenta el riesgo de que los adolescentes se sientan menos capaces de lidiar con los factores estresantes de su edad.

La falta de sueño puede afectar negativamente la salud mental de los adolescentes, haciéndolos más propensos a desarrollar problemas de conducta, consumo de sustancias, conductas sexuales de riesgos, y trastornos como ansiedad y depresión.

“Si el sueño se reduce a menos de seis horas por noche, la investigación muestra que los adolescentes tienen el doble de probabilidades de participar en conductas de riesgo como conducir de forma peligrosa, consumo de marihuana, alcohol o tabaco, conductas sexuales de riesgo y otras actividades agresivas o dañinas”.

La tecnología parece interrumpir la higiene del sueño en adolescentes

Por su parte, la coautora del estudio, la Dra. Stephanie Centofanti, enfatizó en los factores que interrumpen la higiene del sueño en los adolescentes. Pese a que varias razones pueden llevarlos a dormirse más tarde de lo recomendado, destacó el papel del uso de la tecnología como uno de los más influyentes.

Los dispositivos electrónicos, como los teléfonos inteligentes, reproductores de música, consolas de videojuegos y ordenadores están muy arraigados. Y aunque son de gran utilidad en el contexto histórico actual, existe muy poca consciencia respecto a su uso, y las consecuencias ya han sido identificadas por varios estudios.

Adolescente rubia sentada en el piso al lado de la cama revisando su teléfono inteligente.

Es prácticamente una regla que los adolescentes pasen mucho tiempo con los dispositivos, bien enviando mensajes de texto, viendo videos, navegando en las redes sociales o jugando. Pero mantener esto hasta altas horas de la noches ha sido identificado como “uno de los disruptores más comunes del buen sueño”, asegura Centofanti.

Si exploramos el tema con mayor profundidad, llegamos a otros factor que va de la mano con el uso de la tecnología. La luz azul que emiten estos dispositivos inhibe la producción de melatonina, la hormona del sueño, lo que a su vez retrasa el inicio natural del deseo de dormir.

“Esto es problemático porque los adolescentes ya tienen una tendencia biológica a querer quedarse levantarse tarde y dormir hasta tarde”, advierte Centofanti.

Tenemos pues que el sueño juega un papel clave en la salud mental de los adolescentes, y que muchos de los malestares que podrían desarrollar estos podrían derivar de la deficiencia de este. Es por ello que los autores del artículo instan a los padres y los médicos a considerar este factor tanto de forma preventiva como de tratamiento en esta etapa del desarrollo.

Referencia:

Normal Sleep in Children and Adolescence. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1056499320300869