Un estudio realizado por científicos del Instituto Alan Turing y la Universidad de Oxford señala que la aplicación de rastreo NHS COVID-19 ha evitado más de 600 mil infecciones por COVID-19 en el Reino Unido.

Esta tecnología usa señales de Bluetooth Low Energy (BLE) para realizar un seguimiento de los teléfonos de los usuarios que han estado en contacto significativo con otras personas posiblemente afectadas por el SAR-CoV-2.

NHS COVID-19 funciona de forma anónima

La aplicación funciona de forma anónima, es decir, que si algún usuario ha contraído el coronavirus puede informarlo y la app no revelará su identidad. Simplemente enviará una notificación a las personas con las que haya tenido contacto recientemente.

Una persona sosteniendo un smartphone, en cual se visualiza la interfaz de NHS
NHS COVID-19 envía alerta a los usuarios afectados en menos de 15 minutos, una vez se haya registrado una prueba positiva de algún contacto. Créditos: PA Wire/PA Images

De hecho, si un usuario registra el resultado de una prueba y este resulta ser positivo, la app envía una notificación en un tiempo promedio de 15 minutos. Esta alerta servirá como una forma de prevención para que las personas afectadas (que usen NHS COVID-19) tomen las medidas necesarias para frenar la propagación del virus.

NHS COVID-19 se ha descargado más de 21 millones de veces

Cinco meses después de su lanzamiento, la aplicación se ha descargado 21.63 millones de veces de la tienda de aplicaciones. De los cuales alrededor de 1.7 millones de usuarios se aislaron en Inglaterra y Gales gracias a las sugerencias de la NHS-COVID-19.

Captura de tienda de aplicaciones
NHS COVID-19 se ha descargado más de 21 millones de veces de la tienda de aplicaciones

De esas casi 2 millones de personas registradas, 825.388 dieron positivo a las pruebas del COVID-19, según el Departamento de Salud y Atención Social (DHSC). “Los investigadores calcularon que esto ha evitado potencialmente hasta 600.000 casos positivos”.

El análisis llevado a cabo por los científicos es “una especie de investigación a vista de pájaro”

Los científicos tomaron como referencia la cantidad de usuarios que usan la app en cada área de código postal. Así como “cuántas notificaciones se envían a los contactos de las personas infectadas y cuántas de ellas registran posteriormente una prueba positiva con la aplicación”. Todo ello para realizar una estimación de cuantas personas realmente se han beneficiado de la aplicación.

Esta información la relacionaron con otros datos obtenidos mediante encuestas. Esto para determinar que  el número “de casos que se pueden evitar gracias a que los usuarios infectados reciben advertencias en la aplicación”.  Al respecto, Abeler-Dörner indica:

“… sería interesante seguir a un grupo de personas, con su permiso, y observar sus contactos para comprender cuántos realmente se infectaron o no como resultado del uso de la aplicación. Hubo muchos factores que podrían haber influido en el análisis. Pasamos la mayor parte del tiempo tratando de averiguar cómo contabilizar todo lo demás que podría tener un papel, e hicimos lo mejor posible dados los datos que teníamos. Es un análisis de muy alto nivel, una especie de investigación a vista de pájaro, que más bien mira el panorama general basado en los datos disponibles”.

Los investigadores concluyeron que en lugares donde la app tenía mayor aceptación, menor era el número de casos registrados por COVID-19.  En vista de ello, los científicos del Instituto Alan Turing y la Universidad de Oxford recomiendan que más usuarios descarguen la aplicación NHS Covid-19.

Escribir un comentario