Automóvil Tesla
Vía Reuters

Reguladores del gobierno de China cuestionan a Tesla por problemas técnicos con sus vehículos. Esto motivado por las constantes quejas de los consumidores del país asiático.

Los usuarios han reportado fallas en sus automóviles, entre las que destacan incendios de baterías, aceleraciones inesperadas, y hasta fallos en las actualizaciones de software.

Ante esta situación, la Administración Estatal de Regulación del Mercado y representantes de Tesla se reunieron. En la reunión, los funcionarios chinos solicitaron que la compañía se ajustara “las leyes y regulaciones chinas para garantizar la seguridad pública y los derechos e intereses legítimos de los consumidores”.

Actualmente China tiene el mercado de automóviles más grandes del mundo. De hecho, a principios de año vendió 15.484 vehículos fabricados en China. Incluso, sigue fabricando más automóviles basados en el Model 3 y en los vehículos deportivos utilitarios Model Y.

Tesla lleva a cabo una “profunda introspección sobre las deficiencias” de sus vehículos

Ante el llamado, la compañía automotriz ha señalado que tomará en consideración la orientación sugerida por los reguladores chinos. De igual modo, ha indicado que están “llevando a cabo una profunda introspección sobre las deficiencias en los negocios de la empresa”. Se espera que este proceso de reflexión lleve al fabricante a solventar las fallas reportadas y garantizar la seguridad de sus consumidores.

“Estableceremos controles sistemáticos, aseguraremos que los derechos e intereses de los consumidores estén protegidos … y contribuiremos mejor en el futuro al desarrollo positivo y sólido del mercado de vehículos de nueva energía de China”, indica Tesla en un comunicado.

Esta no es la primera vez que Tesla tiene problemas en China a causa de sus vehículos

La reciente situación discutida entre Tesla y reguladores de China se suma a la lista que viene arrastrando la empresa.

En el último trimestre del año pasado, la compañía retiró más de 30 mil automóviles del mercado de China. Esto debido techos defectuosos y problemas en el sistema de suspensión de sus vehículos.

Por el momento, Tesla sigue trabajando en responder positivamente a las críticas y seguir avanzado como hasta ahora lo ha hecho.