Niña caucásica con inflamación en el ojo como síntoma de alergia a los gatos sosteniendo a un gato que saca la lengua.

La inmunoterapia se ha popularizado como un tratamiento contra el cáncer, pero sus fundamentos podrían funcionar contra otras afecciones, como las alergias a los gatos. Una investigación en la revista Allergy, de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI) nos deja nueva evidencia de ello.

Aunque en este caso se trata de una inmunoterapia modificada específicamente para mejorar la tolerancia inmunitaria frente a un alérgeno común en los gatos. Al añadir un adyuvante específico, la respuesta de los ratones alérgicos mejoró en diferentes aspectos, lo cual sugiere que el método es eficaz, y sobre todo, seguro. Ahora los investigadores intentarán probarlos en humanos.

La alergia a los gatos puede generar problemas mayores

Niño con camisa rosada con un pañuelo en su nariz y expresión de estornudo mientras le acercan un gato negro.

Los gatos son muy populares entre los humanos, pero muchos de ellos no pueden ni siquiera acercárseles porque empiezan a experimentar síntomas muy molestos. Estos pueden ser inicialmente leves, pero con el tiempo, también pueden desencadenar problemas de salud mayores como rinitis y asma, y en algunos casos, los resultados pueden ser fatales.

Podemos definir la alergia a los gatos como una hipersensibilidad y una respuesta inmune excesiva a ciertos alérgenos asociados con los felinos. Entre ellos, destaca una proteína llamada Fed d1, presente en sus glándulas, saliva, piel y pelaje.

Inmunoterapia contra la alergia a los gatos

En la actualidad, existen fármacos que pueden ayudar a los humanos a tratar la alergia a los gatos, pero los estudios apuntan a la inmunoterapia como una opción más efectiva. Como explicamos recientemente, este tratamiento consiste en potenciar el sistema inmunológico de modo que este pueda luchar por sí mismo con las enfermedades. Es más popular por los buenos resultados que ha arrojado en pacientes con cáncer, pero en esta oportunidad expondremos su papel dentro de la estrategia contra estas alergias.

En este sentido, la inmunoterapia alergénica específica (AIT) parece ofrecer resultados mejores y más duraderos incluso en los casos de alergia a los gatos más avanzados. Se trata de una infección subcutánea en la que aumentan significativamente las cantidades del alérgeno en cuestión hasta alcanzar una dosis que detone una tolerancia inmunitaria a largo plazo.

Un adyuvante capaz de mejorar el tratamiento

En un intento por optimizar este método, los investigadores incluyeron adyuvantes inmunes para inducir la producción de anticuerpos contra Fel d1, el alérgeno en cuestión. Esto también mejoraría la respuesta de las células T y B del sistema inmunológico, y reduciría las reacciones inflamatorias características de la alergia.

Entonces combinaron el alérgeno Fel d1 con una dosis alta del adyuvante CpG e inyectaron la mezcla en un modelo de ratón con la afección. Luego de ello, notaron que los ratones que padecían alergia a los gatos mostraron una resistencia pulmonar significativamente mayor, una reducción de los signos de inflamación de las vías respiratorias e hiperreactividad, similar a la de individuos sin ella, en comparación con los ratones que no recibieron el tratamiento.

Los investigadores también notaron que los ratones alérgicos con AIT tenían niveles más bajos de inmunoglobulina E (IgE), comúnmente asociada con respuestas alérgicas; mientras que los niveles de IgA e IgG, vinculados con efectos antiinflamatorios, fueron más altos.

Presencia de células que inhiben la respuesta al alérgeno felino

Por último, poco después de la inyección de inmunoterapia optimizada, los ratones con alergia a los gatos mostraron un aumento de los tejidos abundantes en células inmunes involucradas en la regulación y tolerancia de alergias; entre ellas, células dendríticas plasmocitoides (pDC), Natural Killer cells o células asesinas naturales (NK), células T reguladoras (T-regs) y células B reguladoras (B-regs).

En su artículo explican que estas células expresan niveles más altos del receptor 2 (TNFR-2) del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) que, junto con las células NK, suprimen la respuesta exagerada contra el alérgeno.

En resumidas cuentas, estos hallazgos sugieren que la inmunoterapia potenciada con altas dosis del adyuvante tiene un fuerte efecto antiinflamatorio contra la alergia a los gatos sin comprometer la seguridad. Este podría incluso administrarse como una vacuna para prevenir estas afecciones, aunque esto merecerá investigaciones más profundas.

Referencia:

Comprehensive mapping of immune tolerance yields a regulatory TNF receptor 2 signature in a murine model of successful Fel d 1‐specific immunotherapy using high‐dose CpG adjuvant. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/all.14716