Planeta Marte visto desde el espacio exterior.

Aún en medio de la pandemia, China logró llegar a un lugar poco explorado de la Luna y tomar muestras de sus rocas, algo que no se había continuado desde hace décadas. Ahora la meta parece ser llegar a Marte, una muy ambiciosa y compleja, por cierto, pero que, de cumplirse, otorgaría al país el reconocimiento y la credibilidad que tanto ha anhelado.

Pero pese a sus logros y aparente ventaja respecto a otros proyectos internacionales, la nación asiática aún no puede declararse victoriosa. La idiosincrasia de la ciencia nos obliga a exigir evidencias, y más aún con semejante objetivo. A ello sumamos que China no es la única interesada en llegar a Marte.

Llegar a Marte no es tarea fácil aunque China esté en camino

La misión Tianwen-1, que llevará un orbitador, un módulo de aterrizaje y un rover, es un claro ejemplo de que China se ha tomado muy en serio su “sueño espacial” y no escatima en su meta de llegar a Marte. Esta misión ha logrado la complicada maniobra de inserción en órbita, lo cual es un gran paso.

Pero aunque el planeta está cerca de la Tierra, llegar allí no es tarea fácil, ni siquiera con una misión en pleno desarrollo. Y es que, como muchos saben, la de China no es el único país que se lo ha propuesto. En un artículo en The Conversation, se hace mención de las 49 misiones que se habían desarrollado hasta diciembre de 2020; entre ellas, apenas 20 habían resultado exitosas.

Cabe destacar que estos intentos fallidos no resultaron así por falta de experiencia, aunque algunos fueran emprendimientos iniciales. Como ejemplo, el Schiaparelli Mars Explorer de la Agencia Espacial Europea que se estrelló contra la superficie del planeta rojo en 2016. Esta misma ha experimentado problemas técnicos que han merecido posponer su próxima misión, denominada ExoMars, hasta 2022, junto con su socio ruso Roscosmos.

India como potencial rival de China en la carrera exploración espacial

Aunque China ya está muy cerca de cumplir su nuevo sueño extraterrestre, no es la única con posibilidades de llegar a Marte. Poco se habla de ello, pero India también está en vías de entrar en órbita, aunque su objetivo no es tocar su superficie; hasta el momento, su sonda solo se encargará de estudiar el clima marciano.

India llegó a Marte en 2014 a través de su misión Indian Mars Orbiter Mission (MOM), también conocida como Mangalyaan, llegó a Marte en 2014, marcando también un hito en su historia. Es importante destacar este logro inaugural, porque China, a diferencia de India, ya había intentado una maniobra similar con Yinghuo-1, en 2011, cuyo lanzamiento fue fallido.

Ilustración de Mangalyaan, la misión de India hacia Marte, que muestra una orbitador cerca del planeta.
Ilustración de Mangalyaan, la misión de India hacia Marte. Crédito: CC BY-SA.

Aunque geográficamente cercanos y similares por su gran tamaño, China e India han destacado en el escenario internacional por sus desacuerdos. A pesar de ello, India no figura concretamente entre los competidores directos del país asiático, pero Estados Unidos sí. En TekCrispy hicimos seguimiento sobre el rover Perseverance, de la NASA, diseñado especialmente para cumplir este objetivo.

Bien sabemos que las relaciones entre ambos países se han mantenido ásperas durante los últimos años, por lo que la competencia parece muy reñida entre estos dos gigantes. Sea cual sea el resultado, el éxito de las misiones actuales podría, literalmente, acercarnos más a uno de los planetas más parecidos a la Tierra. ¡Y quién sabe, quizás los sueños de colonización espacial estén más cerca de cumplirse que antes!

Referencia:

How Mars became the prize for the new space race – and why China is hellbent on winning it. https://theconversation.com/how-mars-became-the-prize-for-the-new-space-race-and-why-china-is-hellbent-on-winning-it-153133