Las investigaciones sobre el coronavirus SARS-CoV-2 han revelado que la edad un factor que aumenta significativamente los resultados fatales de la infección. Ahora que contamos con muchos más datos que hace un año, sabemos también que los trastornos mentales graves también pueden aumentar el riesgo de muerte por COVID-19.

Un estudio realizado en Suecia por profesionales de la de Umeå y el Instituto Karolinska arroja nuevos detalles sobre este peculiar vínculo. Los autores informan en su artículo en la revista Frontiers in Psychiatry que la proporción de muertes en ancianos diagnosticados con COVID-19 fue mayor entre aquellos que tenían trastornos mentales graves en comparación con aquellos de la misma edad que no los padecían.

Explorando la presencia de trastornos psicológicos en pacientes suecos

Los investigadores suecos examinaron datos recolectados de la población sueca mayor de 20 años de edad entre el 11 de marzo y el 15 de junio de 2020, durante el primer pico de la pandemia. Identificaron aquellos individuos que padecían algún trastorno mental grave, y luego exploraron la mortalidad por COVID-19.

Descubrieron que, entre las personas con trastornos mentales graves, 130 murieron por dicha infección durante este período, lo cual corresponde al 0,1 por ciento de la población en cuestión. Sin embargo, esta tasa de mortalidad fue significativamente menor entre los que no tenían algún diagnóstico psicológico grave, de 0,06 por ciento.

Trastornos mentales graves en edad avanzadas aumentan el riesgo de muerte por COVID-19

Indagando un poco más, los investigadores descubrieron que esta tendencia fatal parecía más común entre los ciudadanos suecos de edad avanzada. Después de los 60 años, las personas con trastornos mentales graves incluidas en este estudio tenían un riesgo de muerte por COVID-19 mucho más elevado que la población general de la misma edad.

De hecho, destacan en su artículo que el grupo que incluía individuos de 60 a 79 años de edad tenía una probabilidad de muerte por COVID-19 casi cuatro veces mayor si también padecían trastornos mentales graves.

Es importante resaltar que los trastornos mentales considerados para este estudio fueron la esquizofrenia y el trastorno bipolar; y aunque otras condiciones, como la depresión y la ansiedad, también pueden llegar a ser graves, no se incluyeron en esta oportunidad.

El autor principal, Martin Maripuu, profesor asociado de la Universidad de Umeå, dice que los mecanismos que mantienen dicho vínculo aún no están claros. Sin embargo, cree que esta mayor mortalidad se deba al envejecimiento biológico prematuro, que el trastorno mental afecte la salud y el sistema inmunológico, o a la presencia de otros factores de riesgo como la obesidad.

Los hallazgos coinciden con los reportados por los investigadores días atrás en la revista JAMA Psychiatry que las personas que padecen esquizofrenia tienen más riesgo de morir por la infección. A pesar de ello, en aquel trabajo no hubo evidencia de que el riesgo de muerte por COVID-19 se extrapolara también a otros trastornos mentales.

Referencia:

Death Associated With Coronavirus (COVID-19) Infection in Individuals With Severe Mental Disorders in Sweden During the Early Months of the Outbreak—An Exploratory Cross-Sectional Analysis of a Population-Based Register Study. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyt.2020.609579/full

Escribir un comentario