Los avances que la ciencia y la medicina han realizado a lo largo de los años han contribuido a la notable mejora de la calidad de vida humana. Sin embargo, estas áreas están lejos de llegar a su tope y se encuentran en continua evolución. Como una muestra de esto, podemos mencionar los recientes descubrimientos que nos han llevado a ver al ultrasonido como una herramienta útil para sacar al cerebro de estados de coma.

Según una reciente investigación, publicada en la revista Brain Stimulation, el uso de ultrasonidos en determinadas áreas del cerebro podría ayudar a “despertarlo”. Específicamente, para este caso, el estudio se basó en tres pacientes en estados de consciencia mínima (MCS, por sus siglas en inglés).

Por lo general, cuando el cerebro de una persona presenta el MCS, esta es capaz de mostrar ciertos signos de consciencia. Como un ejemplo de esto, podría llegar a parpadear cuando se le pide o realizar otros pequeños movimientos corporales. Gracias a esto, se ve al MCS como un cuadro menos grave que el estado vegetal, por ejemplo.

El ultrasonido podría ayudar a “despertar” el cerebro del coma

Para el caso de los pacientes del estudio, todos se encontraban en estados más cercanos al MCS que al vegetal. Por este motivo, la estimulación del tálamo en el cerebro con ultrasonido, pudo hacerlos reaccionar dentro de su coma.

Como si esta nueva posibilidad de “reactivar” el cerebro fuera poco, las bondades del nuevo método no se quedan allí. De hecho, también se ha visto que el tiempo entre el inicio del tratamiento y los primeros resultados es particularmente corto.

Según los médicos, solo se necesitaron dos sesiones de 10 minutos de tratamiento, separadas por una semana, para que los pacientes comenzaran a mostrar signos de mejora. Por este motivo, el uso de ultrasonido no solo ofrece la posibilidad de recuperación a las personas en coma, sino que también parece garantizar la rapidez de esta.

Dos de tres pacientes reaccionaron favorablemente

Para esta ocasión el tratamiento con ultrasonido se aplicó al tálamo del cerebro de tres pacientes en coma. De entre ellos, dos respondieron favorablemente al tratamiento, mientras que el tercero no mostró ninguna respuesta.

A pesar de que son claramente números muy escasos, este éxito se suma a otro que Monti y su equipo tuvieron en 2016. Durante esa oportunidad, la estimulación del tálamo también ayudó a “reactivar” las funciones cerebrales de un paciente que recién había caído en coma luego de una cirugía.

En aquella oportunidad, el estado de MCS del paciente había durado mucho menos. Por este motivo, el reciente éxito de sus tratamientos en personas que estuvieron en coma por meses y hasta años ha significado un paso adelante para el tratamiento con ultrasonido.

¿Pudo ser una recuperación espontánea?

Monti comenta que esta se trata de una situación poco probable. En efecto, es posible que una persona se recupere de un estado de coma prolongado por sí sola, pero es de las situaciones menos comunes.

“Es muy poco probable que nuestros descubrimientos se deban simplemente a una recuperación espontánea”, afirmó Monti.

Asimismo, también comenta que, cuando se dan situaciones de recuperación espontánea, los efectos se presentan a lo largo de meses. En este caso, las mejoras fueron notorias en pocas semanas, lo que sustenta más que las mejorías fueran a causa del tratamiento.

No se dio una recuperación completa, pero se inició el proceso

El primer paciente en reaccionar fue un hombre de 56 años. Su estado de MCS se había mantenido por 14 meses; pero, luego del tratamiento, comenzó a reaccionar y a comunicarse.

Gracias a esto, era capaz de reconocer las fotografías de sus familiares y apuntar con la mirada hacia los nombres que se le mencionaran. Igualmente, era capaz de sostener y soltar una pelota a petición, así como de responder con “sí” o “no” preguntas sobre su identidad.

Por su parte, la otra paciente que respondió al tratamiento fue una mujer de 50 años que había estado en MCS por 2 años y medio. Luego de usar ultrasonido para estimular su cerebro, la mujer reactivó algunas de sus funciones de comunicación que se habían perdido con el coma. En resumen, fue capaz de entender lo que se le decía y reconocer objetos de uso común (como lápices y peines).

El camino a mejores resultados y menos riesgos

Según Monti, estas respuestas son “extremadamente prometedoras” por varios motivos. Como ya mencionamos, los resultados de la estimulación del cerebro en coma con ultrasonido de ven a tan solo semanas del inicio del tratamiento. Como consecuencia, el tiempo común de recuperación se hace mucho más corto.

Pero eso no es todo. De hecho, este método también prueba ser uno de los menos invasivos y más seguros para la salud del paciente. Como una muestra de esto, ninguno de los individuos experimento cambios negativos en su presión sanguínea, latidos del corazón o niveles de oxígeno en la sangre.

Aún queda mucho por estudiar

A pesar de los resultados prometedores, el uso del ultrasonido en el cerebro aún está lejos de convertirse en una terapia común para los pacientes en coma. Los dos casos que resultaron positivos mostraron solo algunas mejoras leves, y luego de meses sin el tratamiento comenzaron a tener regresiones a sus estados originales.

Asimismo, hubo un tercer paciente que no respondió en absoluto al tratamiento. Por lo que la eficacia de este aún tiene que ponerse a prueba en más situaciones para poder delimitarla apropiadamente.

Referencia:

Ultrasonic Thalamic Stimulation in Chronic Disorders of Consciousness: https://doi.org/10.1016/j.brs.2021.01.008

Escribir un comentario