Línea plana que marca la muerte por la detención de la actividad del corazón.

Si bien la muerte es algo común e inevitable, aún sigue siendo un misterio para los humanos. Aunque el monitor sea la primera referencia que sugiere la muerte de una persona, hay dudas respecto a la posibilidad de que el corazón pueda reiniciarse después de que la línea plana aparezca.

Determinar el momento específico en que una persona fallece es de gran importancia a nivel médico y legal. Declararla muerta antes o después puede tener repercusiones en aspectos como la donación de órganos, por ejemplo.

Conscientes de ello, un equipo decidió estudiar con mayor detalle la línea plana, y descubrieron que esta no siempre indica el momento exacto en el que el corazón se detiene. Los investigadores explican en su artículo en New England Journal of Medicine que el corazón humano puede reiniciarse varias veces después de que aparezca dicha referencia de muerte.

¿La línea plana indica el momento justo de la muerte de una persona?

Los investigadores querían determinar si es posible que el corazón se reinicie por sí solo, sin alguna intervención médica como reanimación cardiopulmonar (RCP) o medicación.

Para investigarlo, recurrieron a 631 pacientes de la unidad de cuidados intensivos que fallecieron después que les retiraran el soporte vital en hospitales de Canadá, la República Checa y los Países Bajos. Todos ellos eran buenos candidatos para donación de órganos, y sus familias dieron su consentimiento para el estudio.

El equipo usó un programa informático para registrar la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el nivel de oxigenación sanguínea y los patrones respiratorios directamente desde los monitores. Así pudieron analizar los patrones de la línea plana y determinar si la actividad cardíaca regresaba luego de detenerse durante al menos un minuto en 480 pacientes.

La línea plana de la muerte indica que el corazón se detuvo, pero este puede reiniciarse

La vasta información recolectada les reveló que la línea plana de la muerte en realidad no es tan simple y tan exacta como muchos pensaban. Sí, marca el momento en que la actividad del corazón humano se detiene, pero el estudio mostró que este se reinicia varias veces y que es normal dentro del proceso de muerte.

Sorprendentemente, el tiempo más largo en el que corazón se detuvo antes de reiniciarse por sí solo fue de cuatro minutos y 20 segundos; mientras que el tiempo más largo que duró la actividad cardíaca reiniciada después de la “muerte” fue de 27 minutos. A pesar de ello, este máximo fue prácticamente una excepción, pues la mayoría de los reinicios duraron solo uno o dos segundos.

Desafortunadamente, aunque el hallazgo es interesante, está lejos de significar una esperanza de supervivencia para los pacientes moribundos. Ninguno de los incluidos en este estudio sobrevivió o recuperó la conciencia solo porque su corazón reiniciara su actividad.

La frecuencia cardíaca y el pulso no se detienen al mismo tiempo

También descubrieron que la frecuencia cardíaca, definida como la estimulación eléctrica que hace que el corazón se mueva, y el pulso, que es básicamente el flujo de sangre por las venas, no solían detenerse juntos; solo se detuvieron al mismo tiempo en 19 por ciento de los pacientes evaluados.

De hecho, los corazones seguían mostrando actividad eléctrica mucho tiempo después de que se detuviera el flujo sanguíneo o el pulso. En algunos casos, la actividad eléctrica cardíaca continuó durante más de 30 minutos sin que hubiera circulación de sangre.

Para comprenderlo mejor, acotamos que el corazón humano funciona gracias a la estimulación eléctrica de los nervios, la cual provoca una contracción que estimula el flujo sanguíneo, es decir, el pulso.

El corazón puede reiniciarse después de la muerte, pero no la vida

Monitor donde se observa línea plana y de fondo personal médico intentando reanimar a un paciente.

En definitiva, los hallazgos respaldan la pauta actual de esperar cinco minutos después de que aparece la línea plana que marca el fin de la actividad del corazón antes de declarar la muerte, a fin de considerar cualquier riesgo de reiniciarse.

Por otro lado, libera tanto a médicos y enfermeras como a familiares de la duda sobre la posibilidad de vida después de la muerte a nivel médico. El regreso de la actividad cardíaca es posible, pero hasta el momento no hay evidencia de que esto pueda permitir la recuperación de la conciencia ni la supervivencia de los pacientes.

Pero más allá de eso, los hallazgos pueden ser útiles en el establecimiento de pautas para la práctica de donación de órganos. De este modo, los médicos podrán respetar el momento del deceso y a la vez podrán extraer los órganos en un momento oportuno sin afectar su calidad.

Referencias:

Resumption of Cardiac Activity after Withdrawal of Life-Sustaining Measures. https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa2022713

When is ‘dead’ really dead? What happens after a person ‘flatlines’
January 28, 2021 5.05pm EST. https://theconversation.com/when-is-dead-really-dead-what-happens-after-a-person-flatlines-153542