Ambas caras de la roca ágape con el rostro del Monstruo Comegalletas.
Crédito: Kennedy News & Media.

Para este momento, el rostro del Monstruo Comegalletas ha logrado dominar los titulares de la web. Todo gracias a un particular descubrimiento en el interior de un tipo de geoda conocida normalmente como ágata.

Por lo general, sus estructuras cristalinas y de cuarzo presentan a quien las abre con particulares colores y, a veces, diseños. Sin embargo, encontrar un “rostro” en ellas es poco común –y más si se trata de uno de los íconos de la infancia del siglo XX y XXI–.

¿Una oda de la naturaleza al Monstruo Comegalletas?

Aunque parezca una invención, la verdad es que la naturaleza sí ha creado en esta ágata una rendición muy cercana al rostro del amado Monstruo Comegalletas. Su delineado, colores, ojos y boca son tan identificables que cuando el coleccionista Mike Bowers la vio por primera vez, no dudó en adquirirla.

La roca provino de Brazil, específicamente de un área conocida como Soledade, que se destaca por ser una mina de este tipo de piedras preciosas. El arqueólogo Lucas Fassari fue quien encontró por primera vez el ágata y quien lo abrió para encontrarse por primera vez con los identificables ojos del Monstruo Comegalletas.

La transacción entre Bowers y Fassari se dio el año pasado. Sin embargo, no fue sino hasta este 16 de enero que el coleccionista dio a conocer su nueva adquisición a través de Facebook. Antes de eso, se había contagiado con COVID-19 y se había mantenido aislado y en reposo.

El rostro de piedra del Monstruo Comegalletas le dio la vuelta al mundo

Luego de la publicación inicial de Bowers, la respuesta del mundo fue inmediata y el rostro cristalizado del Monstruo Comegalletas colonizó el mundo. Para este momento, la noticia sobre la particular geoda ya ha hecho presencia en diarios de naciones de todo el globo, llegando a espacios tan distintos como Australia, Israel y Estados Unidos, solo por mencionar algunos ejemplos.

Incluso, según comenta Bowers, el mismo actor de voz del Monstruo Comegalletas en la serie Plaza Sésamo, lo llegó a contactar luego de enterarse de la existencia de la piedra. Para hacer referencia a la situación, el coleccionista le dijo al medio Live Science que, antes de hacer la publicación, no había notado lo conocido que era el personaje y cómo este era parte de la herencia cultural del mundo.

Pero… ¿cómo llegó el rostro del Monstruo Comegalletas a esta roca?

Como ya sabemos, el rostro del Monstruo Comegalletas se encontró dentro de un ágata. Es decir, dentro de un tipo de piedra que se conoce como geoda. Estas se forman en las cavidades de las rocas volcánicas con la cristalización del dióxido de silicio.

Elementos como el calor, la presión y el paso de la lava suelen dar forma a las cavidades dentro de la piedra. Asimismo, las diferentes impurezas químicas del terreno las tiñen de sus variados y particulares tonos.

En este caso, por obra de la causalidad, las tres cavidades dentro del ágata se asemejaron notoriamente a dos ojos y una boca. Asimismo, la tonalidad azul de sus cristales terminó de cerrar el trato para que, al ver el conjunto, el rostro del Monstruo Comegalletas saltara a la vista.

Un ágata que nació para destacarse

Bower acotó que, por lo general, ver rostros u otras figuras en las ágatas “es como mirar las nubes”. En otras palabras, queda una gran parte para la libre interpretación.

Sin embargo, lo que hace especial al ágata recién descubierto es que “que simplemente no hay dudas: claramente, es el Monstruo Comegalletas, no se requiere explicación”, comentó Bower.

Pero este no es el único detalle que ha hecho destacar a las geodas. Como en la mayoría de las formaciones naturales, la simetría no es una de las ocurrencias más comunes. Por este motivo, las dos caras de una geoda dividida a la mitad no suelen ser “espejos” la una de la otra.

Ahora, justo en el caso del ágata con el rostro del Monstruo Comegalletas, no se tiene una sola representación de él, sino dos. Esto ya que, como una excepción a la regla, la geoda sí presentó una imagen “espejo” de sus cavidades en ambas mitades.

¿Qué pasará con la geoda ahora?

Con el paso del tiempo, la roca podría acabar en las manos de un museo o de algún entusiasta coleccionista. Pero, Bowers ha comentado que planea quedarse con el ágata que tiene el rostro del Monstruo Comegalletas. Por lo que, al menos por ahora, la particular formación rocosa no cambiará de dueño.