Silueta de una mujer de perfil dentro de la cual se observa el cerebro; fuera de ella, un recuadro con un signo de interrogación cerrado y fuera de él circuitos.

Vivimos en una era de amplia expansión tecnológica, por lo que no debería extrañar que muchas mas personas muestren interés en aprender sobre informática y afines. A pesar de ello, es poco lo que sabe sobre cómo trabaja el cerebro en el arduo trabajo de la programación de las computadoras.

Recientemente, un equipo de científicos de Japón decidió explorar un poco en el tema, obteniendo resultados muy interesantes. En un artículo en la revista eNeuro informan que encontraron siete partes de las cortezas frontal, parietal y temporal en el cerebro de los humanos que participan en la programación de las computadoras.

¿Cómo se adapta el cerebro a la programación de computadoras?

¿Cómo es que el cerebro humano ha sido capaz de realizar una actividad relativamente nueva y demandante como la programación de computadoras? A pesar de que se ha vuelto tan popular, realmente es poco lo que la ciencia sabe sobre los mecanismos de adaptación cerebrales que hacen a algunos más destacados que otros.

Por ejemplo, varios estudios han informado diferencias entre programadores novatos y expertos en diferentes aspectos como el desempeño conductual, la estructura del conocimiento y la atención selectiva. Sin embargo, antes de este estudio, no había conocimiento sobre las regiones del cerebro implicadas en estos procesos.

Programadores monitoreados con resonancia magnética funcional

Los investigadores reclutaron 30 programadores clasificados en grupos de novatos, experimentados y expertos para una serie de experimentos en laboratorio. Les mostraron 72 fragmentos de código diferentes para que colocaran cada fragmento en una de las cuatro categorías funcionales; mientras tanto, monitoreaban su actividad cerebral con resonancia magnética funcional (fMRI).

Como era de esperar, aquellos programadores con mayores habilidades mostraron un mejor desempeño en la clasificación de los fragmentos de código. Esto dejó evidencia de la importancia de la experiencia para afinar la pericia en el desarrollo de ciertas actividades.

Esto es lo que diferencia a los programadores expertos del resto

Pero también notaron que el nivel de habilidad del programador influía en la cantidad de información que procesaban siete regiones cerebrales bien diferenciadas. Estas fueron: la circunvolución frontal inferior bilateral pars triangularis (IFG Tri); el lóbulo parietal inferior izquierdo (IPL); la circunvolución supramarginal izquierda (SMG); las circunvoluciones temporales media e inferior izquierda (MTG / IT); y la circunvolución frontal media derecha (MFG).

Estudios han confirmado que el IFG Tri y el MTG izquierdos intervienen en el procesamiento del lenguaje natural y en la recuperación del conocimiento semántico en función de los objetivos.

Por su parte, la IPL y SMG izquierdas están involucradas con la recuperación de la memoria episódica. Mientras que el MFG correcto y el IFG Tri participan en el control de la atención impulsado por estímulos.

El camino a mejores estrategias para enseñar programación de computadoras

“La identificación de estas características en el cerebro de los programadores expertos ofrece un buen punto de partida para comprender los mecanismos cognitivos detrás de la experiencia en programación”, dice dice Takatomi Kubo, profesor asociado del Instituto de Ciencias de Nara y Technology, Japón. “Nuestros hallazgos iluminan el conjunto potencial de funciones cognitivas que constituyen la experiencia en programación”.

El hallazgo resulta interesante no solo por la relativa novedad de la programación en la historia de la humanidad, sino por su posible conexión con otros mecanismos cognitivos. Comprender mejor estos vínculos podría favorecer el diseño de mejores estrategias de enseñanza y aprendizaje en programación.

Referencia:

Expert programmers have fine-tuned cortical representations of source code. https://www.eneuro.org/content/early/2020/12/10/ENEURO.0405-20.2020