Parte del mapa de Europa con la palabra

La Organización Mundial de la Salud europea anunció este jueves buenas noticias en medio de una pandemia que aún está lejos de terminar. Según sus registros, las infecciones de COVID-19 en Europa se han reducido en las últimas dos semanas, pero reconocen que aún es pronto para aliviar las restricciones.

Si bien los bloqueos y el llamado a quedarse en casa han sido mucho más controvertidos en los últimos meses, la situación actual amerita continuarlos. La administración de las vacunas contra el coronavirus aún está distribuyéndose entre los grupos prioritarios, y los fabricantes han experimentado retrasos. Pero más allá de eso, la rápida transmisión de las nuevas variantes en el continente podría dificultar la lucha contra el patógeno.

Menos infecciones en la región europea de la OMS en los últimos 14 días

Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, informó la buena nueva durante una conferencia de prensa en línea. Los datos recolectados muestran que 30 de los 53 países de la comunidad han “visto una disminución significativa en la incidencia acumulada de 14 días”. Este constituye un gran logro luego de varias semanas de confinamiento, pero lamentablemente aún no es suficiente para cambiar de estrategia.

El recuento de la AFP, que excluye algunos de los países que forman parte de la región europea de la OMS, muestra un total de 1.421.692 nuevos casos en los últimos siete días. Esto es un 10 por ciento menos en comparación con el total registrado para los siete días anteriores.

Menos casos nuevos de COVID-19 no son suficientes para aliviar las restricciones

Pero el hecho de que las tasas de infección hayan bajado no las vuelve inofensivas. Al contrario, aún son lo suficientemente altas como para colapsar los sistemas sanitarios y mantener la propagación del patógeno.

“Sin embargo, las tasas de transmisión en Europa siguen siendo muy altas, lo que afecta a los sistemas de salud y exige los servicios, por lo que es demasiado pronto para disminuir”.

Y a pesar de la amplia extensión del brote, Kludge informó que solo el tres por ciento de la población del bloque europeo ha tenido una infección confirmada. Es decir, muchas personas aún están en riesgo de contraer el coronavirus, y las áreas que habían sido “gravemente afectadas una vez pueden volver a ser afectadas”.

35 países de la región de Europa que cubre la OMS han empezado a vacunar. Sin embargo, en palabras de Kludge, nos encontramos frente a una “paradoja pandémica” ya que, aunque contamos con vacunas, el problema aún está lejos de solucionarse.

Las vacunas contra el coronavirus representaban “una esperanza notable”, pero “las nuevas variantes emergentes presentan una mayor incertidumbre y riesgo”. Es por ello que es necesario mantener las restricciones en Europa para reducir al mínimo la tasa de contagios de COVID-19.

Referencia:

Too early to ease virus curbs in Europe, says WHO. https://medicalxpress.com/news/2021-01-early-ease-virus-curbs-europe.html