Silueta de un teléfono con el logo de Twitter y las palabras
Vía Getty Images.

La dispersión del SARS-CoV-2 por el mundo nos tomó a todos por sorpresa. Ahora, a poco más de un año desde el inicio de la pandemia, vemos atrás y notamos que hubo indicios que inicialmente pasamos por alto. Tal es el caso de Twitter que, según una reciente investigación, pudo haber actuado como una herramienta de detección temprana del COVID-19.

El estudio que sustenta esta afirmación se publicó recientemente en Science Advances. Detrás de su realización se encuentran los investigadores Milena Lopreite, Pietro Panzarasa, Michelangelo Puliga y Massimo Riccaboni.

Según sus observaciones, en la red social se presentaron “reportes” en Europa de los ahora conocidos síntomas del COVID-19, desde la primera semana de enero. Con esto, se prueba que los indicios sobre el nuevo coronavirus estuvieron circulando en la web antes de que se dieran los comunicados oficiales.

Twitter pudo ser un mecanismo de detección temprana del COVID-19

Para poder hacer su afirmación con bases, los investigadores trabajaron con un cúmulo de datos de más de 570 mil usuarios europeos y casi 900 mil tuits. En este, buscaron palabras claves asociadas al coronavirus como “neumonía”, “tos seca” y afines –en siete idiomas europeos–.

Para asegurarse de que los reportes fueran individuales y no repeticiones, se excluyó del conteo cualquier tuit que hiciera referencia a coberturas de medios masivos o cadenas de noticias. Su estudio abarcó las menciones realizadas desde el 2014 hasta este 2020.

Según sus resultados, las menciones de las palabras claves aumentaron notoriamente a inicios del año pasado. Por esto, quedó claro que Twitter, de un modo u otro, estuvo presentando información sobre el COVID-19 que pudo haber colaborado con su detección temprana.

Ventajas inesperadas

Gracias a estos recientes descubrimientos, no es solo el potencial de Twitter como un mecanismo de detección temporada del COVID-19 lo que sale a la luz. De hecho, se presenta toda una nueva posibilidad de uso para las redes sociales durante momentos de crisis sanitarias.

“[Las redes sociales] pueden interceptar los primeros signos de una nueva enfermedad, antes de que esta prolifere sin ser detectada, y además monitorean su dispersión”, explica Riccaboni.

Con la información provista por las redes, futuros brotes de COVID-19 se podrían detectar antes de los primeros diagnósticos. Ya que el retraso de estos fue una tendencia que se detectó en variados países como Italia, Polonia, España y el Reino Unido, entre otras naciones.

Claramente, el uso de estas redes como mecanismos de detección implica un conocimiento previo de la amenaza. Esto debido a que solo así se podrán conocer las palabras claves a buscar para detectar los brotes.

Por este motivo, las redes sociales no serían necesariamente una herramienta para el descubrimiento inicial de un nuevo virus desconocido. Pero, una vez se tengan suficientes datos sobre este, serían de gran ayuda para la detección de nuevos casos y para medir su dispersión.

Twitter durante la pandemia

No es la primera vez que el nombre de Twitter se escucha durante la pandemia. En todo el 2020 esta plataforma actuó como una fuente de información verificada sobre el coronavirus mientras luchaba directamente contra las campañas de desiformación.

Sin embargo, ahora estos descubrimientos han llevado las posibilidades de la red social a todo un nuevo nivel. Ya que, ahora también podríamos ver a Twitter como un aliado con el que garantizar la detección temprana de nuevos casos del COVID-19 mientras seguimos luchando con la pandemia.

Referencia:

Early warnings of COVID-19 outbreaks across Europe from social media: https://doi.org/10.1038/s41598-021-81333-1