Maia es el motor de inteligencia artificial que juega ajedrez como una persona común y no como supercomputadora que tiende a vencernos fácilmente. Este sistema inteligente lo desarrolla Microsoft en conjunto con investigadores de la Universidad de Cornell y la Universidad de Toronto.

La IA no intenta jugar al ajedrez con los mejores movimientos. Esta aprende con cada jugada, victoria y derrota, puesto que su patrón de aprendizaje es similar al nuestro.

Los investigadores usaron millones de juegos en línea para entrenar la inteligencia de Maia. Esto permitió que la IA ganara experiencia y se comportara como un ser humano al enfrentar a sus contrincantes.

Maia se basa en el sistema de código abierto Leela

Los investigadores del proyecto usaron el sistema de código abierto Leela para crear esta inteligencia artificial.

Leela está basada en AlphaZero de DeepMind, y es un motor de ajedrez que usa algoritmos para realizar la mejor jugada en una posición determinada.

Persona realizando una jugada en ajedrez
Maia se basa en el sistema de código abierto Leela para realizar la mejor jugada en una posición determinada.

Este motor permitió que Maia se entrenara en línea y se ajustara a “diferentes niveles de habilidad”. Incluso, los investigadores desarrollaron “nueve bots” para que se enfrentaran con humanos, permitiendo que la IA aumentara sus habilidades.

De hecho, el equipo de investigación afirma que los contrincantes de Maia tenían calificaciones entre los 1100 y 1900 puntos, es decir, que se enfrentó a jugadores novatos.

La IA se ha enfrentado  a más de 40 mil contrincantes

La inteligencia artificial estuvo disponible en el sitio de ajedrez lichess.org, donde se enfrentó a más de 40 mil contrincantes. Maia inició como uno novato cualquiera, pero a medida que iba conquistado juegos, su precisión y habilidades aumentaban. Al respecto, Ashton Anderson, profesor asistente de la Universidad de Toronto agregó:

“Las IA de ajedrez actuales no tienen ninguna idea de los errores que las personas suelen cometer en un nivel de habilidad particular. Te dirán todos los errores que cometiste, todas las situaciones en las que no pudiste jugar con una precisión de máquina, pero no pueden diferenciar en qué deberías trabajar. Maia ha caracterizado algorítmicamente qué errores son típicos de qué niveles y, por lo tanto, en qué errores la gente debería trabajar y en cuáles probablemente no debería, porque todavía son demasiado difíciles.

Maia, a diferencia de otras IA, no busca acabarnos en un juego de ajedrez. Tiene como propósito aprender de nosotros, de nuestros movimientos, no solo para adquirir nuevas habilidades, sino también para ayudarnos a corregir nuestros errores y mejorar en el juego.

Escribir un comentario