Dedos sosteniendo un frasco con Enovid, pastillas anticonceptivas que fueron probadas en mujeres de Puerto Rico.

El uso de pastillas anticonceptivas y sus riesgos sigue generando polémica en la actualidad, pero esta inició realmente después de los ensayos masivos realizados en Puerto Rico. Pocos lo saben, pero la historia detrás de la aprobación del medicamento está llena de acusaciones graves contra los investigadores a cargo.

Aunque han pasado más de seis décadas, con las luchas feministas de la actualidad, se mantiene como un argumento sólido para exigir mejoras en los métodos anticonceptivos actuales. A continuación conocerás la dinámica oscura que dio lugar a la administración de un medicamento útil para prevenir embarazos, pero que conlleva un alto costo para la salud femenina.

John Rock y Gregory Pincus, dos científicos que desarrollaron anticonceptivos orales para mujeres

Foto en escala de grises de Gregory Goodwin Pincus, uno de los científicos detrás del desarrollo de las pastillas anticonceptivas.
Gregory Goodwin Pincus.

John Rock y Gregory Pincus fueron dos científicos vinculados con la Universidad de Harvard que dieron con un medicamento que lograba evitar la ovulación. Enovid, el nombre comercial con el que se referían a su progesterona sintética oral, se administraba inicialmente en una dosis alta para garantizar su efectividad. Sin embargo, tiempo después descubrieron que funcionaba mejor combinado con pequeñas cantidades de estrógeno sintético.

A mediados del siglo XX, se trataba de un logro polémico, principalmente por la gran influencia del catolicismo en diferentes sociedades. Sin embargo, de gran interés para la ciencia y la sociología, considerando su potencial para favorecer el control de natalidad entre los grupos menos favorecidos.

Pero para poder obtener la aprobación del regulador sanitario estadounidense, la Administración de de Medicamentos y Alimentos, o FDA, por sus siglas en inglés, necesitaban de algo más: la evidencia de que su anticonceptivo oral era eficaces arrojada por ensayos masivos.

El laboratorio humano perfecto

Llevarlos a cabo en Estados Unidos en aquel momento era prácticamente imposible, por lo que examinaron mejor las posibilidades afuera en busca de un mejor escenario. Entonces Pincus visitó Puerto Rico, que también era parte de Estados Unidos en aquel momento, y dio con el laboratorio perfecto.

En primer lugar, la isla destacaba como uno de los lugares más densamente poblados del mundo. Luego estaba el problema de la pobreza endémica y la necesidad de aplacarla mientras las empresas estadounidenses se instalaban allí. En este sentido, los funcionarios a cargo consideraron el control de natalidad como una vía favorable.

Foto en blanco y negro de una mujer enseñando a otras mujeres sobre métodos anticonceptivos en Puerto Rico.

De hecho, para entonces ya existían 67 clínicas que dispensaban métodos anticonceptivos existentes a las mujeres. La mayoría dependía de  la esterilización o el aborto para evitar tener más hijos.

A pesar de que la escasez de educación era una de las gobernantas en la isla, la población parecía de acuerdo con las medidas de control de natalidad. Consciente de ello, Pincus planteó la posibilidad de realizar los ensayos de sus pastillas anticonceptivas en Puerto Rico para matar dos pájaros de un tiro.

Primero, obtendría un incentivo para que otras mujeres en el mundo se motivaran: si demostraba que mujeres pobres y sin educación cumplían con el régimen con éxito, probablemente otras también se sumarían. Segundo: obtendría la evidencia a gran escala de su efectividad necesaria para la aprobación del medicamento.

Además, podría calmar a los críticos más escépticos. Muchos insistían en que sería demasiado complicado que las mujeres de países en desarrollo y las ciudades del interior de Estados Unidos se apegaran al régimen de los anticonceptivos orales.

Puerto Rico tenía una población motivada por el control de natalidad y dispuesta a probar las pastillas anticonceptivas

Así establecieron una clínica en Rio Piedras, en las afuera de la capital San Juan, como la base de las primeras pruebas en 1956. En esta región se ubicaba el barrio más pobre de la isla, conocido como El Fangito, que había sido demolido para construir edificios y proporcionar un ambiente más digno a sus habitantes.

La compañía farmacéutica G.D. Searle proporcionó las píldoras, mientras que Rock estableció una dosis alta para garantizar su máxima efectividad. Mientras que la Dra. Edris Rice-Wray, de la que hablamos recientemente, estuvo a cargo de los ensayos. En aquel momento, trabajaba como miembro de la facultad de la Escuela de Medicina de Puerto Rico y era directora médica de la Asociación de Planificación Familiar.

Empaque rosado que dice Enovid, frasco y set de pastillas anticoncentivas.

En poco tiempo lograron la meta de participantes, lo que les permitió ampliar el alcance de sus pastillas anticonceptivas dentro de Puerto Rico. Un año después, Rice-Wray informó las buenas nuevas a los desarrolladores de las pastillas anticonceptivas que se estaban probando en Puerto Rico. La píldora tuvo un 100 por ciento de efectividad cuando las mujeres la tomaron de la forma correcta.

Sin embargo, había efectos secundarios significativos que considerar. 17 por ciento de las participantes experimentó náuseas, mareos, dolores de cabeza, dolor de estómago y vómitos. De hecho, 22 por ciento de las mujeres abandonaron el ensayo por esta razón. Los efectos adversos eran tan acentuados que ponían en riesgo la tan anhelada aprobación.

Además, tres mujeres murieron mientras se llevaban a cabo los ensayos. En palabras de Rice-Wray, la dosis de 10 miligramos Enovid provocaba “demasiadas reacciones secundarias para ser generalmente aceptables”.

Caso omiso de los efectos secundarios de las pastillas anticonceptivas en Puerto Rico

Sin embargo, Pincus y Rock habían obtenido resultados diferentes con sus pacientes en Boston que, al parecer, habían experimentado menos reacciones negativas. Por esta razón, descartaron las conclusiones de Rice-Wray sobre la efectividad de las pastillas anticonceptivas de Enovid en Puerto Rico, y atribuyeron los efectos secundarios a cuestiones psicosomáticas. Sobre las muertes no hubo investigación alguna para determinar su posible asociación con la droga.

Pero como bien dice el dicho, “entre cielo y tierra, no hay nada oculto”. Años después, los investigadores fueron acusados de engaño, colonialismo y explotación por sus conclusiones apresuradas sobre la efectividad del Enovid.

Los argumentos planteaban que las mujeres de Puerto Rico que participaron en los ensayos de las pastillas anticonceptivas habían recibido información sesgada. Solo les dijeron que tomarían un medicamento para evitar los embarazos, más no que formaban parte de un ensayo en el que probaría su efectividad. Mucho menos que podrían experimentar efectos adversos potencialmente peligrosos.

¿Qué pasó en realidad?

Ahora bien, tenemos que darles el beneficio de la duda antes de desacreditarlos. Si bien los fines de la ciencia no siempre son nobles, cabe destacar que los estándares para realizar ensayos en humanos en la década de 1950 eran diferentes a los de ahora. La pandemia de COVID-19 nos ha explicado cuán delicados pueden llegar a ser los procedimientos, más aún en medio de una revolución de medios de comunicación como la que vivimos.

Puede que Pincus y Rock realmente creyeran que estaban siguiendo el procedimiento correcto en aquella época, donde bastaba realizar pruebas de toxicidad básicas.

Sin embargo, las investigaciones a lo largo de la historia han logrado reducir el impacto del medicamento. La conciencia feminista actual sigue criticando distribuciones como estas, y aunque hay más métodos anticonceptivos, la búsqueda de uno menos nocivo sigue en pie. En cuanto al incidente de Puerto Rico, quedará como una lección para la humanidad y la historia.

Referencias:

The Puerto Rico Pill Trials. https://www.pbs.org/wgbh/americanexperience/features/pill-puerto-rico-pill-trials/

Cómo América Latina fue clave en la historia de la píldora anticonceptiva (y por qué nadie lo celebra). https://www.bbc.com/mundo/noticias-42274170

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here