Análisis forense de un globo del Proyecto Loon
Vía Google X

Tras el lanzamiento del último globo de Alphabet con una duración en el aire de 312 días, nos preguntábamos si el HBAL703 era el primero de muchos con mayor permanencia en el cielo. Pues, ahora tenemos una respuesta y es no. Esto debido a que el Proyecto Loon ha llegado a su fin.

El Proyecto Loon vio sus orígenes en el 2013. Alphabet, casa matriz de Google, lanzó este programa con el fin de llevar internet a las zonas más recónditas de nuestro planeta. Áreas donde el servicio es pésimo. Los globos Loon navegaban a 65 mil pies de altura. Además, se caracterizaban por trabajar en red.

Estos requerían de conexión inalámbrica de un proveedor de telecomunicaciones para transmitir la señal al globo más cercano y de allí a demás dispositivos voladores. Señal que una vez dentro de la red del Project Loon se redirigía a los usuarios. Aunado a ello, los globos Loon volvían a su punto de origen una vez finalizado su viaje. Esto le permitía al equipo de Alphabet analizarlo y optimizarlo.

Globos del Proyecto Loon en el suelo
Equipo del Proyecto Loon desmontando los globos

Pero, ¿por qué Alphabet decide ponerle fin al Proyecto Loon?

Hasta hace poco pensamos que aún le quedaba futuro a Proyecto Loon. El último de sus vuelos arrojó resultados satisfactorios. Sin embargo, tal parece que no fue suficiente, ya que la compañía ha indicado que no puede mantenerlo a flote. En una publicación en su blog la compañía ha indicado que:

“… el camino hacia la viabilidad comercial ha resultado mucho más largo y riesgoso de lo esperado. Así que tomamos la difícil decisión de cerrar Loon. En los próximos meses, comenzaremos a liquidar las operaciones y ya no será una otra apuesta dentro de Alphabet”.

De igual modo, la compañía ha señalado que el “equipo de Loon seguirá adelante”. Por ahora están comprometidos con sus empleados y en ubicarles “roles alternativos en X, Google y Alphabet”.

Tres personas del Proyecto Loon trabajando

Del equipo, solo una pequeña parte del personal se quedará para interrumpir el servicio en Kenia. No obstante, la empresa sigue comprometida con la conectividad. Incluso, Alphabet ha destinado 10 millones de dólares para apoyar a empresas sin fines de lucro orientadas en el área que hoy han decidido abandonar.

De hecho, la tecnología de Loon utilizada para realizar conexiones entre globos pasa a formar parte del Proyecto Taara. Un programa que se propone llevar internet accesible y “alta velocidad” a comunidades de Kenia.

Así pues, el Proyecto Loon ha llegado a su fin.