Vista de salón de clases con variados estudiantes universitarios atentos.
Vía Wikimedia Commons.

La encefalomielitis miálgica suele presentarse en algunos individuos luego de que estos han sido atacados por la mononucleosis infecciosa. En general, se nota su presencia semanas más tarde, cuando la persona no puede recuperarse por completo de la enfermedad inicial. Esta condición, también conocida como síndrome de fatiga crónica es común entre los estudiantes universitarios.

Con la intención de comprender con más claridad qué hace a los estudiantes propensos al síndrome, se ha realizado el estudio que se publicó en Clinical Infectious Diseases. Este contó con el trabajo de los investigadores Leonard A Jason, Joseph Cotler, Mohammed F Islam, Madison Sunnquist y Ben Z Katz. Todos como colaboradores de la DePaul University o de la Northwestern University.

¿Cómo aparece el síndrome de fatiga crónica en estudiantes?

En estos momentos, los estudiantes se encuentran vulnerables a factores externos nunca antes imaginados, como la actual pandemia. Sin embargo, desde antes de que esta estuviera en la foto, otros problemas de salud también los han mantenido en riesgo.

Para este caso, la investigación –que fue financiada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos–, se enfocó específicamente en el síndrome de fatiga crónica que experimentaban algunos estudiantes.

En general, la mayoría de los pacientes se recuperan por completo de la mononucleosis infecciosa en una o seis semanas. Sin embargo, si la condición se mantiene, entonces se crea un caso severo que terminar originando la encefalomielitis miálgica.

Sobre estudiantes universitarios y la mononucleosis

Para poder responder esta pregunta, se trabajó con una muestra de 4.501 estudiantes universitarios para identificar cuáles desarrollarían mononucleosis. Luego de esto, se evaluaron los datos recopilados de cada caso y buscaron por factores comunes que podrían actuar como indicadores previos al desarrollo de la enfermedad.

Para este fin contaron con los datos de siete encuestas diferentes respondidas para evaluar los síntomas de la encefalomielitis miálgica. Sumado a esto, se contó con los resultados de un examen psiquiátrico, junto a muestras de suero, plasma y glóbulos blancos de los estudiantes. Todo con la finalidad de conocer el estado mental y físico en el que se encontraban antes de enfermarse.

Del total, solo un 5,3% (238) desarrollaron mononucleosis. De entre estos, 157 fueron asintomáticos –de ellos, 67 se usaron posteriormente como grupo control–.

De los 238 estudiantes con mononucleosis, 55 mostraron síntomas de fatiga crónica en los exámenes realizados seis meses después del primer diagnóstico de la enfermedad. Entre ellos, 20 se clasificaron como casos graves de encefalomielitis miálgica.

¿Qué factores de riesgo hacen a los estudiantes propensos a la encefalomielitis miálgica?

¿Qué tuvieron los estudiantes con el síndrome en común? Todos mostraron conductas erráticas en cuanto al cuidado de su salud y tenían sistemas inmunológicos menos estables. Por su parte, no se observaron complicaciones psicológicas que también pudieran hablar como un preámbulo del síndrome de fatiga crónica.

En resumen, los factores de riesgo observados durante la investigación indicaron síntomas fisiológicos y conductuales previos a la encefalomielitis miálgica. Mientras que, por su parte, la salud mental de los estudiantes no tuvo una influencia en el desarrollo o no del síndrome.

Referencia:

Risks for Developing ME/CFS in College Students Following Infectious Mononucleosis: A Prospective Cohort Study: http://dx.doi.org/10.1093/cid/ciaa1886