Hombre y mujer con mascarillas para prevenir COVID-19 sentados en un espacio abierto con césped.

Si hubo algo de que lo que los médicos y científicos se percataron rápidamente en esta pandemia fue que los hombres parecían estar en mayor riesgo que las mujeres. Pero más allá de eso, los estudios sobre el tema parecen haber olvidado examinar con más detalle el papel del sexo en la gravedad de la infección de COVID-19.

Recientemente, dos investigadoras japonesas examinaron las diferencias en las respuestas inmunitarias frente a la infección entre hombres y mujeres. Sus hallazgos, publicados en la revista Science, nos recuerdan la importancia de examinar con detalle el factor del sexo en el estudio de la gravedad de COVID-19. Y más importante aún, el papel que jugarían dichos hallazgos en el desarrollo de los tratamientos.

Hombres y mujeres responden de manera diferente a las infecciones

En una nota publicada meses atrás hablamos de los diferentes mecanismos a través de los cuales los hombres se han mostrado más vulnerables que las mujeres a la infección de COVID-19. Entre ellos, el hecho confirmado por la ciencia de que sus mecanismos inmunológicos son menos potentes a la hora de lidiar con infecciones que los de las mujeres.

De hecho, esto no es algo exclusivo de COVID-19, pero ya que se trata de una enfermedad nueva, ha sido necesario examinar todos los aspectos posibles para comprenderla. Curiosamente, las autoras del nuevo estudio critican a la ciencia médica por prácticamente ignorar el papel que podría estar jugando el sexo en la gravedad de COVID-19.

Considerar el factor sexo en la gravedad de COVID-19 puede ayudar a comprender la enfermedad

La coautora Akiko Iwasaki teme que, al no considerar este factor, también estemos retrasándonos en el desarrollo de tratamientos realmente efectivos contra la enfermedad. Y es que, es posible que los fracasos actuales en la búsqueda de medicamentos contra el coronavirus, tengan algo que ver con las diferencias inmunológicas entre sexos.

“Si no estudiamos lo bien que funciona un fármaco en hombres y mujeres podemos perder datos clave sobre dosis y tiempos que podrían ser más adecuados para hombres o mujeres”, apunta.

Aunque extrema, existe la posibilidad de que ciertos productos sean “beneficiosos o seguros solo para uno” de ellos. Para comprobarlo, es necesario incluir el sexo como una variable en los ensayos clínicos de COVID-19, y en especial, como un factor para examinar la gravedad en ciertos casos, como los masculinos.

Los principales sospechosos

En este sentido, los principales sospechosos de las diferencias entre hombres y mujeres frente a la infección son los cromosomas sexuales y la concentración de las hormonas. El cromosoma X extra de las mujeres puede aumentar la expresión de genes inmunitarios; mientras que los niveles de estrógenos podrían estar interviniendo en la respuesta inmunitaria exagerada.

“Numerosos estudios muestran que la expresión de ACE2 [la puerta que utiliza el coronavirus para entrar en nuestras células] está modulada por estrógenos. Por el contrario, se ha visto que las terapias supresoras de andrógenos para el cáncer de próstata reducen el riesgo de infección por SARS-CoV-2”.

También hay vacíos significativos en la comprensión de la respuesta del sistema inmunológico al coronavirus en personas con trastornos del desarrollo sexual y también en personas transgénero. Todos estos factores deben tomarse en cuenta para comprender mejor el papel del sexo en la infección de COVID-19 y su gravedad.

Además, las mujeres embarazadas y en período de lactancia han sido excluidas de los ensayos clínicos de las vacunas contra el SARS-CoV-2 por razones de seguridad. De modo que aun hay muchos vacíos científicos que llenar dada su relevancia para la sociedad.

Referencia:

Sex differences in immune responses. https://science.sciencemag.org/content/371/6527/347.summary