La situación de crisis mundial que ha causado el coronavirus ha traído complicaciones de todo tipo a los sectores de salud, sociales y económicos. Sin embargo, su alcance no ha llegado solo hasta allí y, en algunos casos, las consecuencias sus consecuencias se han mostrado de las formas menos esperadas. Como un ejemplo, tenemos el aumento de quemaduras químicas en los ojos de los niños que ha habido durante la pandemia.

Como sabemos, después del lavado de manos con agua y con jabón, los geles antibacteriales son unas de las mejores alternativas para protegernos contra el coronavirus. No obstante, la masificación de su uso ha traído consecuencias inesperadas que han terminado por perjudicar la salud ocular de los niños en el mundo.

Para presentar este problema, dos estudios se publicaron el JAMA Ophthalmology. Ambos están reseñados en una nota editorial de la misma revista. Esta se publicó en paralelo con las dos investigaciones. Dentro de ella, vemos que la pandemia del COVID-19 ha desatado una propia epidemia interna de casos de quemaduras químicas oculares en niños.

La pandemia indirectamente promovió el aumento de casos de quemaduras químicas en los ojos de los niños

Kathryn Colby, oftalmóloga de la Universidad de Nueva York y autora de la reseña, comenta que el primer estudio trabaja comparativamente la progresión de emergencias por quemaduras oculares entre el 2019 y el 2020 en Francia. Gracias a esto, fue posible ver un aumento de por lo menos 7 veces en la cantidad de niños que visitaron emergencia por este tópico.

Para ser más claros, se observó que el gel antibacterial fue un problema solo en el 1,3% de emergencias por exposición del ojo infantil a químicos en el 2019. Por su parte, para el 2020 la cifra aumentó hasta el 9,9% de los casos.

Igualmente, solo hubo un caso de un niño con quemaduras químicas en los ojos que requirió hospitalización en Francia durante el 2019. En el 2020, se reportaron hasta 16 hospitalizaciones por este motivo.

Con esto, queda claro que la pandemia también ha fomentado el incremento de los casos de quemaduras químicas en los ojos de los niños. Aunque, claramente, ha sido de forma indirecta.

Los niños tienen más riesgo de terminar en esta situación

El hecho de que esta “epidemia” se esparza principalmente en los niños tiene un poco que ver con la disposición de los dispensadores de gel. En muchos casos, el espray o pequeño chorro de gel que liberan puede quedar justamente a la altura de la vida de un infante.

Por esto, un momento de curiosidad puede terminar ocasionando una visita a emergencias. En el 2019, el 16,4% de los niños que terminaron con gel antibacterial en los ojos, tuvieron el contacto en la calle. Para el 2020, la cifra aumentó a un 52,4% de los casos. Igualmente, si el niño no está bien vigilado o instruido puede terminar frotando su ojo con sus propias manos llenas de gel –irritándolo en el proceso–.

¿Por qué el gel antibacterial es tan abrasivo?

Básicamente, el gel antibacterial llega a ser tan irritante debido a las altas concentraciones de alcohol que posee. Específicamente, el compuesto se conoce como etanol –y este tiene la capacidad de “matar” algunos tipos de células en la córnea–.

Es por esto que los niños que terminan con una quemadura química en los ojos a causa del antibacterial deben ver a un médico lo antes posible. Esto sobre todo si incluso después de limpiar el ojo el ardor y las molestias no se detienen.

Una amenaza seria

La situación actual de pandemia y ahora esta epidemia de quemaduras químicas en los ojos de los niños no es un asunto para tomar a broma. En la India, según el segundo estudio reseñado en la editorial, dos niños pequeños (de 4 y 5 años) llegaron al hospital con grandes dolores en la vista y dificultad para tolerar el brillo de la luz.

Luego de recibir tratamiento médico, sus ojos se lograron recuperar adecuadamente. Pero no todos tuvieron esa suerte. Varios niños del estudio realizado en Francia terminaron en el quirófano recibiendo un trasplante de tejido tomado de placentas. Todo con la finalidad de fomentar la recuperación total del ojo y sus capacidades visuales.

¿Cómo evitar que se sigan aumentando los casos de quemaduras químicas en los ojos de los niños durante la pandemia?

Los investigadores recomiendan que, tomando en cuenta la situación de pandemia, y para evitar más casos de quemaduras químicas en los ojos de los niños, es vital que se tomen varias medidas.

Por un lado, los padres y cuidadores deben estar bien informados sobre los riesgos del gel antibacterial. De esta forma, pueden instruir a los niños para que no toquen los dispensadores sin supervisión y que sean cuidadosos con el gel.

Asimismo, consideran que las tiendas también podrían probar colocar estaciones de desinfección especialmente para los niños. De esta forma, también se reduciría el riesgo de que el antibacterial llegue a los ojos de los más pequeños.

Referencia:

Pediatric Eye Injuries by Hydroalcoholic Gel in the Context of the Coronavirus Disease 2019 Pandemic: doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.6346

Unintended Consequences of Hand Sanitizer Use in the Coronavirus Disease 2019 Pandemic: doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.6327

Escribir un comentario