Si, así como lees en el título. Microsoft ha registrado una patente para que chatbots imiten a los muertos. Estos programas informáticos permitirán revivir de forma digital a nuestros seres queridos.

El bot conversacional imitará completamente a la persona difunta. Tomará características como tono de voz, imágenes, personalidad, forma de escribir y todos aquellos datos que permitan armar un prototipo virtual de una persona, por así decirlo.

Los chatbots serán impulsados por inteligencia artificial y aprendizaje automático. Básicamente lo que la empresa plantea es crear un perfil del difunto que simule “una conversación humana a través de comandos de voz y / o chats de texto”.

Microsoft también desea crear una imagen en 3D de la persona fallecida

La empresa de Redmond quiere llevar este proyecto un poco más allá. La compañía ha planteado la posibilidad de incluir “modelos 2D o 3D de una persona” determinada. Para ello pretende usar “imágenes e información de profundidad, o datos de video” del individuo.

3D de una persona
Modelo 3D de una persona.
Créditos: AXYZ Design

¿Solo aplica para personas fallecidas? No, la patente indica que “la persona específica a la que representa el chatbot puede corresponder a una entidad pasada o presente”. Esto quiere decir que puedes crear una versión digital de ti misma. Algo así como interactuar con tu propio yo y pedirle consejos para afrontar ciertas situaciones de la vida, por ejemplo. ¿Te gusta la idea?

Persona tomando la mano de otra
La idea de Microsoft es que encontremos en los chatbots una mano amiga.

Asimismo, puedes crear una versión digital de “un amigo, pariente, conocido, celebridad, personaje de ficción, figura histórica, un entidad”, entre otras.

Aunque parezca un poco sacado de ciencia ficción, la realidad es que Microsoft ya registró la patente para usar chatbots que simulan a los muertos.  Desarrollarla o no es tarea de la compañía de Redmond. Sin embargo, sería muy interesante saber cómo plasmará estos factores en un programa informático y cómo se compaginará el mundo digital con el real.

Por ahora, la incógnita que nos quedan es, ¿es sano para nuestra salud mental chatear con un muerto traído a la vida digitalmente?

Escribir un comentario